Publicado el
En mi última Tribuna, indiqué los motivos por los cuales creo que España es un país pobre y lo será aún más en el futuro. Sin embargo, no quiero dejar pasar la oportunidad para volver a escribir otra Tribuna, esta vez, en positivo: ¿qué podemos hacer para empezar a solucionar los problemas que tenemos actualmente encima de la mesa? En mi opinión, hay 4 líneas de acción que tendríamos que trabajar desde hoy mismo.
Somos un país pobre (II)

La primera línea de acción es la austeridad. Es una palabra que, hoy en día, es “fea”: desde hace tiempo, se ha ligado la austeridad a simples recortes en servicios básicos, como la educación o la sanidad. Sin embargo, esta mala reputación del concepto se ha convertido en un arma de doble filo para las arcas públicas, ya que se ha aprovechado esta mala reputación para dar rienda suelta a excesos de gasto de todo tipo.

En mi opinión, el primer paso para equilibrar las arcas públicas (ya no digo generar superávits) es revisar toda la estructura de personal, de inicio político y posteriormente administrativo, de las Administraciones Públicas españolas. Como comenté en mi anterior Tribuna, es impensable que se necesite a más de un millón de empleados para gestionar administrativamente a unos 48 millones de personas. Adicionalmente, para equilibrar las cuentas nacionales, será necesario revisar a la baja las pensiones, ya sea con una reducción de las que son más elevadas o incrementando la edad de jubilación.

Y un apunte final: la austeridad no es un fin de por sí, sino un medio: nos permitirá salvaguardar las posibilidades de que las generaciones futuras tengan las mismas oportunidades que tuvimos nosotros.

La segunda línea de actuación es mantener y mejorar las infraestructuras que nos hacen tener un nivel de vida privilegiado. En mi opinión, esas son principalmente dos: la sanidad y, en menor medida, la promoción social. Necesitamos una sanidad no como la actual, sino mejorada, que pueda dar una respuesta rápida y efectiva a los problemas de la población. Puede que esto sea más costoso, pero es una inversión que vale la pena. A su vez, invertir en la integración de los inmigrantes o en facilitar la progresión social de los más desfavorecidos es algo que nos beneficiará como país a medio y largo plazo.

La tercera línea de actuación es la inversión a futuro. Tenemos que priorizar las políticas que mejoren la vida de las próximas generaciones. Ahí destacan dos partes por igual: la educación y la investigación. Tenemos que potenciar que la población se forme durante más tiempo del que lo está haciendo ahora mismo, para tener ciudadanos formados y con capacidades que les permitan desarrollarse, después, laboralmente. A su vez, invertir en investigación completará la parte del puzle que nos falta: tenemos mucho personal muy cualificado, pero no disponen de los recursos para quedarse en el país y ayudar a mejorar nuestra competitividad.

Finalmente, la cuarta línea de actuación contempla la inversión pública, tanto de tiempo como de dinero, para potenciar los sectores económicos de mayor valor añadido y que pueden convertirnos en un líder a nivel europeo. Estos sectores son la energía, la electrónica, la información y la comunicación y las actividades profesionales. Por propia experiencia (en más de uno de los sectores anteriores), puedo confirmar que el cambio más necesario es legislativo: una legislación más liviana y de menor complejidad facilitaría enormemente el desarrollo de estos sectores en España.

Tras dos Tribunas, no sé si os habré convencido. Sin embargo, os he dejado motivos para la reflexión y creo que sería bueno que, entre todos, empujáramos a los políticos a realizar reformas que, al menos, no empeoren la situación de España hacia el futuro. Porque, si no, recordaréis estas Tribunas y mis palabras… “Somos un país pobre”.

En este artículo se habla de:
Opiniónpolíticas

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies