Publicado el

Se acerca la COP27 en un contexto geopolítico muy tenso, salpicado por la escasez de alimentos, una crisis energética, una inflación desenfrenada y una probabilidad de recesión disparada, la cooperación multilateral podría ser un reto. ¿En qué punto nos encontramos y qué podemos esperar de la COP27?

A pesar del difícil entorno, esta año hemos visto algunos compromisos más ambiciosos por parte de Australia (ha anunciado un objetivo revisado de reducción de emisiones, que pasa del 27% al 43% para 2030 respecto a los niveles de 2005), India (reforzando su objetivo de reducción de emisiones del 34% al 45% para 2030 respecto a los niveles de 2005 y Net Zero para 2070) y Estados Unidos con la "Inflation Reduction Act", la mayor inversión en clima y energía de la historia de Estados Unidos (un objetivo de reducción de emisiones del 50% para 2030 respecto a los niveles de 2005 y Net Zero para 2050).

De la oleada de iniciativas sectoriales de descarbonización anunciadas en la COP26, algunas han avanzado:

  • La Iniciativa de Descarbonización Profunda Industrial (IDDI), cuyos miembros representan ahora el 11% y el 5% del consumo mundial de acero y cemento, respectivamente.
  • El Compromiso Global del Metano, cuyo objetivo era reducir las emisiones de metano de 2020 en un 30% de aquí a 2030, ha evolucionado hasta convertirse en la Senda Energética del Compromiso Mundial sobre el Metano, que ahora puede presumir de contar con 59 millones de dólares en financiación específica y asistencia en especie para la aplicación de los objetivos clave: para conseguir el máximo potencial de mitigación rentable del metano en el sector del petróleo y el gas y eliminar la quema masiva lo antes posible, a más tardar en 2030.
  •  

Tras la caótica gestión de la crisis energética de 2022 en toda Europa, el elefante en la habitación es la viabilidad y credibilidad de la Declaración de Transición Global del Carbón a la Energía Limpia, según la cual los países desarrollados se habían comprometido a eliminar la energía producida a partir de carbón para el año 2030 y las naciones en vías de desarrollo para 2040.

¿Qué resultados positivos podremos esperar de la COP27?

 

Es primordial avanzar en el cumplimiento del objetivo de 100.000 millones de dólares anuales para la financiación del clima, así como en la definición de un nuevo objetivo para después de 2025. En 2020, y según las cifras anunciadas en la COP26, sólo se movilizaron 83.000 millones de dólares para la financiación del clima; el 98% procedía de la financiación pública y sólo el 2% del sector privado, lo que deja un amplio margen de crecimiento. La Alianza Financiera de Glasgow para la Net Zero (GFANZ) se creó precisamente con ese objetivo, cerrar la brecha de financiación climática. Movilizó a más de 450 interesados, que representaban más de 130 billones de dólares en activos gestionados en su lanzamiento en 2021.

Por parte de los países

 

Si bien hemos visto muchos más compromisos desde entonces, el movimiento de ataque a la ESG en los estados republicanos de EE.UU. en los últimos meses ha comenzado a plantear preocupaciones en torno al posicionamiento de los bancos con respecto a la mitigación del cambio climático. En el mercado se teme que la alianza pueda romperse si los bancos estadounidenses se retiran, sobre la base de que los compromisos Net Zero plantean riesgos de responsabilidad que podrían considerarse demasiado elevados en la actualidad.

Esta enorme división en el mercado está empujando a los actores financieros en direcciones opuestas y es contraproducente para movilizar la financiación para el clima. De hecho, esto está distrayendo a la industria financiera mientras tenemos un reto práctico, más a corto plazo, que abordar: cómo aumentar el gasto en un tema urgente a largo plazo, al tiempo que se reconoce el peso de la recesión económica que se avecina. Esta cuestión no tendrá la misma respuesta por parte de las empresas y los gobiernos.

Por otro lado, se espera que los gobiernos de las principales economías proporcionen apoyo en tiempos difíciles: que diseñen y aprueben nuevas políticas que puedan convertir las preocupaciones en una oportunidad. Además, los gobiernos no pueden pasar por alto lo que una visión a corto plazo descartaría: la sostenibilidad social y la satisfacción de las necesidades sociales básicas de los ciudadanos. Con la creciente presión sobre la agricultura causada por los fenómenos meteorológicos extremos, las necesidades de adaptación ocupan un lugar destacado en la agenda social y, por tanto, podrían reunir más compromisos financieros. La financiación de la adaptación, así como las disposiciones sobre pérdidas y daños (para los países más vulnerables) ocupan un lugar destacado en la lista de prioridades de la COP de este año.

Este año se produjo el segundo huracán más dañino y costoso de Estados Unidos. El huracán Ian causó daños estimados en más de 100.000 millones de dólares. Las inundaciones en Pakistán y Australia, los niveles de sequía nunca vistos (entre los peores de los últimos 500 años), las olas de calor y los incendios forestales en el hemisferio norte son catástrofes climáticas que ahora se prevé que sean entre 15 y 30 veces más frecuentes. Las implicaciones directas no sólo están relacionadas con la construcción, sino que incluyen la seguridad alimentaria, es decir, la disminución del rendimiento de los cultivos (caída del 30% de la cosecha de arroz en el norte de Italia el pasado verano) y, por consiguiente, de las materias primas. También cabe esperar efectos a más largo plazo sobre la biodiversidad y los ecosistemas, que tendrán repercusiones aún mayores.

Por parte de las empresas

En tiempos de contracción económica, las empresas reaccionan reduciendo los planes de gasto, congelando las nuevas contrataciones (incluso despidiendo a los empleados), manteniendo las operaciones sin interrupciones y maximizando la eficiencia. Sin embargo, los directores generales tienen un mandato que va más allá del ciclo de recesión y deben aportar una visión de viabilidad sostenible a largo plazo, que no puede contemplarse hoy en día sin tener en cuenta las externalidades sociales y medioambientales. Según nuestra experiencia en la búsqueda de oportunidades de inversión en nuestros enfoques de mitigación del cambio climático, un gran liderazgo y una gobernanza corporativa eficiente se reflejan en la capacidad de los equipos ejecutivos para ver más allá de las turbulencias a corto plazo, al tiempo que siguen invirtiendo en lo que la empresa necesitará cuando lleguen días mejores, es decir, en la retención del talento, la reorganización del negocio, los cambios en la combinación de productos, etc.

La COP27 se reunirá en un contexto económico y geopolítico muy sombrío. Aunque las expectativas sean bajas, no hay que excluir las sorpresas positivas. Sólo podemos esperar y abogar por que nuestros líderes miren más allá de la inminente recesión y de las tensiones geopolíticas con Rusia y promuevan planes climáticos más ambiciosos para proteger nuestro mundo.

En este artículo se habla de:
OpiniónCOP27

¡Comparte este contenido en redes!

Diploma “Digitalización y Sostenibilidad”
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies