Un futuro sostenible será con igualdad de género o no será

Hoy, 8 de marzo, con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, me gustaría ensalzar la figura de las mujeres como motores de progreso, imprescindibles para la mitigación del cambio climático y la construcción de una sociedad más justa e igualitaria y, en definitiva, facilitadoras de un futuro más sostenible.

Actualmente, nos enfrentamos como sociedad a algunos de los desafíos más trascendentales de nuestro tiempo, como la paz, el bienestar social y el cambio climático. Por ello, debemos impulsar la igualdad de género como palanca de cambio hacia una sociedad más justa y apostar firmemente por un futuro sostenible.

Tanto es así, que no es de extrañar que este año, ONU Mujeres haya enmarcado el Día Internacional de la Mujer bajo la premisa: “Igualdad de género hoy para un mañana sostenible”. Y es que las niñas y las mujeres tenemos un papel fundamental para mejorar el presente y hacer posible un mejor futuro.

Poner la igualdad de género en el centro de las soluciones al cambio climático no es un hecho arbitrario ni sencillo, aunque sí realista y que implica integrar las distintas perspectivas de género en las políticas y programas holísticos y duraderos relativos al clima y el medio ambiente. 

Pero el hecho de que las mujeres hemos sido líderes de algunos de los movimientos sociales y medioambientales más importantes de los últimos tiempos no es algo nuevo. Ejemplos de ello son la bióloga kenita Wangari Maathai, también conocida como Mujer-Árbol, que consiguió ser la primera mujer africana en recibir el Premio Nobel de la Paz por su contribución al desarrollo sostenible. O más recientemente, Greta Thunberg, quien con su iniciativa de ‘Fridays For Future’ ha concienciado a miles de jóvenes de diferentes partes del mundo sobre la problemática del cambio climático y ha conseguido llevar sus protestas a los grandes foros de discusión políticos del mundo.

Estas acciones y movimientos no son hechos aislados, sino representaciones de una necesidad real para escribir un futuro más sostenible e igualitario. Tod@s, hombres y mujeres, tenemos la obligación de dar un paso al frente y ser activistas del cambio. Del mismo modo, desde las empresas e instituciones debemos poner en marcha políticas ambiciosas en materia de sostenibilidad e igualdad que ayuden a construir un mañana mejor y pongan a las personas como prioridad número 1.

En este sentido, desde ABB entendemos la sostenibilidad como un concepto global y transversal, que abordamos desde dos grandes perspectivas. Por un lado, con nuestra tecnología, con la que ayudamos a transformar la industria a ser más competitiva y eficiente para que, de esta forma, posibilite el progreso de nuestra sociedad de una forma medioambientalmente responsable.

Más allá de esto, no solamente queremos que nuestra actividad tenga un impacto positivo a nivel medioambiental, sino que a través de esta también tenemos como objetivo fomentar la diversidad y la inclusión en todos los ámbitos de nuestra organización y en la sociedad en su conjunto. Porque, además de estar convencidos de que como empresa debemos abanderar el cambio para contribuir a enriquecer a la sociedad, también somos conscientes de que la diversidad, tanto de género como de cualquier otra dimensión, aporta un valor que se puede medir dentro de las organizaciones. Tanto es así que las empresas con mayores índices de diversidad son capaces de generar hasta un 9% más de facturación derivada de la innovación y unos márgenes de beneficios hasta un 19% superiores. Por lo que, desde el punto de vista empresarial, sería poco inteligente dejar pasar esta oportunidad.

Por todo ello, demos un paso adelante y pongamos a las mujeres al frente del liderazgo para contribuir al freno del cambio climático y hagamos que tengan un papel relevante en la creación de una sociedad más justa y diversa. Digamos “sí” a un futuro más sostenible a través de las mujeres.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top