Justicia social, la virtud pública cardinal

Podríamos definir la justicia como la virtud pública cardinal, porque regula y ordena las relaciones con los demás en la vida social. La justicia es condición necesaria para la vida en sociedad, pero no suficiente, por eso le ponemos el apellido de “social”, para tratar de explicar que la justicia precisa de otros valores y virtudes complementarios como pueden ser la solidaridad, la responsabilidad o la equidad.

La justicia social tiene como base el reconocimiento de los otros como iguales, de su dignidad personal. Ser iguales en dignidad implica el derecho de todas las personas a ser tratadas como interlocutores válidos en el diálogo y a decidir sobre aquello que consideran justo en cualquier parte del mundo. El reconocimiento de la igual dignidad de todos los seres humanos es, al mismo tiempo, el reconocimiento de la diversidad, de la diversidad en capacidades y en identidad de todas las personas. Hay siete mil millones de maneras de ser humano, pero solo el camino del reconocimiento como iguales nos llevará a construir una sociedad más justa y humana.

¡Pongámonos en marcha!

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top