El regulador europeo pretende acelerar la transición ecológica apostando por financiación al consumo con tipos de interés y costes más bajos con la nueva normativa que entrará en vigor el próximo abril de 2021.
El Banco Central Europeo quiere que pidas más ‘
EFE

La urgencia por atajar la crisis climática que atraviesa nuestro planeta es evidente, y cada vez más países ponen en al alcance de sus ciudadanos herramientas para poder combatir esta situación en todos los aspectos de la vida moderna. Desde la compra en el supermercado con por ejemplo la eliminación de las bolsas de plástico o el excesivo ‘packaging’ de productos perecederos.

El último en sumarse a esa nueva oleada sostenible es el Banco Central Europeo que pretende aplicar esta filosofía a la financiación de particulares y hogares. A partir de abril del 2021 entrará en vigor la normativa del BCE que pretende incentivar a los bancos y entidades financieras a préstamos destinados a propiciar una transición económica más sostenible y menos contaminante. 

Pero ¿qué son realmente los préstamos ecológicos?

Cuando hablamos de préstamos ecológicos o verdes nos referimos simplemente a la financiación destinada a proyectos ecológicos de particulares. No obstante, la realidad es que actualmente solamente el 30,4% de los bancos ofrece un préstamo de estas características. Si analizamos los préstamos ecológicos que actualmente se ofertan a profesionales y empresas, vemos que en el que el porcentaje aumenta ligeramente hasta el 34,8%.

Estos datos chocan si analizamos las ventajas de este tipo de financiación. Según el propio BCE, los préstamos ecológicos suelen tener una tasa de interés más baja que la de los préstamos personales convencionales. El último estudio del Banco de España indica que el coste de los préstamos “eco” es 3,5 puntos porcentuales más bajo que la media de préstamos o créditos al consumo.

Sin duda, es esta es una medida que puede propiciar una transición ecológica más rápida entre los particulares, siempre a la cola en sostenibilidad frente a muchas empresas y negocios. La posible aplicación de esta normativa europea para renovar el parque automovilístico por ejemplo, la ha puesto sin duda en el punto de mira para cumplir los objetivos sostenibles autoimpuestos en Europa. 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top