La moda virtual es una tendencia que se está acentuando entre los jóvenes. Dice minimizar los impactos sobre el ambiente frente a la "moda real". Pero ¿Esto es asi?
¿Nos ayudará realmente la Moda Virtual?
iStock

Recientemente leí con sorpresa un artículo acerca de la moda virtual, donde resaltaba los beneficios de la misma, como por ejemplo, la baja emisión de gases efecto invernadero o la disminución de utilización de agua y otros recursos. ¡Qué fantástico pensé! Antes de adentrarme en la lectura.

¿En qué consiste esto de la moda virtual? 

Debo confesar que quedé horrorizado al continuar leyendo el artículo. ¡La moda virtual no es más que una farsa! Es sobreimprimir una imagen de una prenda diseñada digitalmente en una fotografía publicada en alguna red social.

Las empresas que realizan estos diseños publicitan sus virtudes con total naturalidad. Desde que no va a contaminar de la misma forma que una prenda real; simplemente porque no existe. Estas empresas solo fomentan el deseo, sobre todo de jóvenes, de florearse con un conjunto de bits y bytes. Bastante ha disminuido la comunicación cara a cara con las nuevas tecnologías, como para además agregar nuevos trucos que solo incrementan el consumismo y el narcisismo.

¿Diremos adiós a las texturas de los géneros cambiándolas por un puñado de bits?

¿Le compraremos prendas virtuales a nuestra imagen digital, tal como de niños vestíamos muñecos y muñecas, remitiendo a un comportamiento infantil?

Como menciona el filósofo coreano Byung-Chul Han, el medio digital despoja a la comunicación de su carácter táctil y corporal. Dada su eficiencia y comodidad evitamos cada vez más el contacto directo con personas reales. El medio digital hace que desaparezca “el enfrente real”. Deconstruye la tríada lacaniana de lo real, lo imaginario y lo simbólico. Minimiza lo real y resalta lo imaginario. El espejo digital que es el Smartphone abre un estadio narcisista que modifica radicalmente la forma en que nos comunicamos.

Si bien es cierto que la industria de la moda es una de las más perjudiciales para el ambiente, la solución no se encuentra en una simulación digital destinada a presumir en las redes sociales, lo que exacerba el narcisismo digital de personas que cada vez interactúan menos con el mundo real.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top