unicef_-dirseEspaña ha perdido casi una década de bienestar por causa de la crisis económica, que ha golpeado con más fuerza a los más pequeños. Uno de cada tres niños, en este país, se encuentra en situación de pobreza o en riesgo de exclusión social y ante esto ni los gobiernos ni las empresas pueden permanecer impasibles. Éstas últimas también tiene mucho que aportar en la causa, por ello el encuentro organizado por la Asociación Española de Directivos de RSE ( DIRSE) y Unicef titulado: El papel de la RSE en los derechos de la infancia. “Es la hora de pensar en las próximas generaciones y no en las elecciones”, señaló el pasado miércoles Juan José Almagro, presidente de la Asociación Española de Directivos de RSE en la sede de Garrigues de Madrid.

diraioresponsable.com

Los niveles de pobreza infantil en España aumentaron en un 30% entre 2008 y 2012 y algunos indicadores subjetivos relevantes como la frustración, el miedo o la ansiedad se han puesto de manifiesto durante estos años en los niños. "El desarrollo social armónico sólo se entiende entre la colaboración público-privada y las políticas de RSE pueden generar mejoras reales para el colectivo que hoy se trata", resaltó Carmelo Angulo, presidente de Unicef Comité Español, en la introducción de esta jornada. Sin embargo, las coaliciones por un Pacto por la Infancia difícilmente serán posibles si el asunto no llega a incorporarse con seriedad en los programas políticos. “El debate público sobre la pobreza infantil es de muy baja calidad y esto determina las soluciones políticas y empresariales, cosa que también amenaza la productividad del futuro del país”, afirmó Gonzalo Fanjul, co-fundador de la Fundación Por Causa , mientras presentaba el informe “Los niños de la recesión” que incluye los datos citados anteriormente.

diarioresponsable.com

Con el fin de cambiar la manera en la que se afronta el problema de la pobreza infantil en España, Gonzalo Fanjul dio algunas claves de por dónde se debería actuar. Lo primero de todo, que las políticas se aborden con el principal foco puesto en los niños y con visión de largo plazo. Asimismo, con empatía; se debe conocer en profundidad a la otra mitad del país. Luego, la información, que la sociedad esté informada es clave para hacer grandes cosas. Y algo esencial: “más iniciativa política y más determinación por parte de los representantes públicos”, subrayó el autor del informe elaborado para Innocenti-Unicef.

¿Y cuál es el papel de la RSE en la infancia? Éste fue el asunto principal tratado en el coloquio “Empresas y derechos de la infancia” moderado por Juan José Almagro y que contó con la participación de Lourdes Ripoll, vicepresidenta y adjunta al CEO & y RSC de Meliá Hotels International, José María Palomares, director de Comunicación, Asuntos públicos y Sostenibilidad de ING Direct España y Carmelo Ángulo.

“Hay que acercar la agenda de los derechos humanos a las empresas, desde Unicef queremos que las organizaciones trabajen de forma más concatenada en temas de derechos de la infancia buscando así la máxima eficiencia sobre el terreno”, expuso Carmelo Ángulo, que también propuso como guía los principios empresariales del Pacto Mundial creados junto a Save The Children y la ONU.

Jose_Maria_Palomares

En un primer momento la filantropía y luego conforme la compañía crecía impulsaron un plan estratégico de RSE con valores y cultura empresarial que abrazaban a la infancia, un público esencial para Meliá Hotels International.  “Buscamos un aliado muy importante, Unicef, y en la tarea de los intangibles decidimos trabajar con los niños como interlocutores de la Responsabilidad Social Empresarial”, detalló Lourdes Ripoll. Cuando se tiene una organización tan dispersa es vital que la alta dirección se implique, “el reto es que conforme nos vayamos haciendo más grandes los propietarios de los hoteles comulguen con estos valores de Meliá”.

Para terminar, José María Palomares, destacó cómo ING Direct alinea los programas de Unicef con sus estrategias y cómo son uno de los principales partner privados de esta ONG. “Creemos en la microresponsabilidad, la Responsabilidad Social está en cada uno de nosotros, además impulsamos la cocreación; entre todos decidimos qué es lo que queremos hacer”. Las empresas del mañana serán las catalizadores del cambio y del bien social, “desde ING consideramos la infancia como un bien social, clientes y profesionales han contribuido con Unicef a la escolarización de un millón de niños", añadió Palomares.

@ignaciocayetan

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top