diarioresponsable.com | Adela Cortina y Juan José Almagro |DIRSE|Es el momento de la sociedad civil. Y si no cobra ese protagonismo no tenemos salida”. Así de contundente se mostró Adela Cortina, Directora de la Fundación ÉTNOR, durante la presentación de la Asociación de Profesionales y Directivos de la RSEDIRSE- en Valencia. Para Cortina, “es importante que el Estado haga su trabajo pero también la sociedad civil, y dentro de ella las organizaciones de todo tipo”.

La Catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universitat de València puso como ejemplo a la Fundación ÉTNOR, entidad que dirige desde su creación en 1994, una entidad que se ocupa de intentar mantener a las empresas “altas de moral, en lugar de desmoralizadas”, “porque entendemos que la ética es un factor de fecundidad para las empresas. Que produce, que genera riqueza”. “Y porque tenemos la convicción de que no hay buenas sociedades si no hay buenas empresas”. Como decía el Nobel de Economía Amartya Sen “una buena empresa es un bien público, porque genera una serie de bienes de los que disfruta toda la sociedad. Y la meta de la empresa tiene que ver con crear buenas sociedades”.

Y ¿para qué sirve la ética de la empresa? “Sirve para abaratar costes. Genera confianza y genera reputación. Genera un buen carácter. Y también sirve para tener en cuenta a todos los que parece que no tienen mucho que ofrecer a cambio, y que acaban siendo los llamados invisibles. Tiene que ver también con tener en cuenta a esas personas en riesgo de exclusión”, concluyó Cortina.

Por su parte Juan José Almagro, Presidente de DIRSE, una asociación que cuenta ya con más de 100 socios y más de 200 personas esperando para serlo, resaltó también la necesidad de esa efervescencia de la sociedad civil que ejerza la influencia que le corresponde. “En una época irreverente, un cambio de época con todas sus consecuencias, y conscientes de que mandan las fuerzas económicas, cuyos paradigmas han caído por el suelo,  la única certeza que tenemos es la certeza de la incertidumbre. Somos conscientes de que algo tiene que cambiar y tiene que cambiar en la sociedad civil”.

DIRSE nace probablemente por esta motivación”, continuaba Almagro. “Entendíamos que algo tenía que cambiar. En un momento en el que es un hecho irrebatible que las empresas no tienen entre sus preocupaciones principales la RSE, era importante que la gente que se ocupa de estos temas tuviera un espacio para reunirse. Todos estamos buscando ese bien común, y esta asociación nace con ese objetivo, que seamos capaces de contar con personas cabales y ciudadanas y desde una responsabilidad compartida crear una mejor sociedad”.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top