iso26000 G4 GRI. El nuevo estándar G4 de Informes de Sostenibilidad deja de lado a la ISO 26000.

La semana pasada se celebró en Ámsterdam la GRI Conference 2013 (Del 22 al 24 de Mayo) sobre elaboración de Informes de Sostenibilidad con motivo del lanzamiento de la nueva versión de su estándar de elaboración de informes, el G4.

 

Una de las novedades más sorprendentes del nuevo G4 resulta la omisión de la ISO 26000, lo cual, aparte de ser visible en el propio documento donde hace referencia a los estándares o documentos que han servido de ayuda, fue confirmado a primera hora de la tarde del jueves en la sesión Harmonization of Sustainability Frameworks en la cual intervinieron representantes de distintos organismos como GRI, Global Compact, OECD, Greenpeace, CDP (Carbon Disclosure Project) e ISO.

En ese preciso momento los que estábamos presentes en la sala y aquellos que compartían sus opiniones por twitter formulamos casi al unísono la siguiente pregunta:

 ¿Por qué la ISO 26000 se ha quedado fuera?

La primera respuesta que se pudo tener de forma más o menos oficial es que es un estándar por el que hay que pagar, si bien ésta respuesta suena más a justificación rápida que a un verdadero motivo de peso para la omisión.

La G4 se apoya y hace referencias a otros estándares tales como los Principios Rectores de Naciones Unidas, las líneas directrices de la OECD y el CDP (Carbon Disclosure Project) entre otros y que se pueden consultar en la extensa referencia de ésta.

Más allá de contar cómo fue el momento de la noticia (una de las mayores sorpresas de la conferencia) el verdadero motivo de éste artículo es explicar la situación de los principales estándares internacionales tras el lanzamiento del G4, haciendo especial hincapié en la siguiente pregunta que muchos nos hicimos (y que aún nos seguimos haciendo).

¿Por qué se ha quedado fuera de las referencias la ISO 26000?

La tabla siguiente, pretende mostrar la situación de cada norma/estándar/guía con respecto a dos factores: La materialidad de éste (Cuanto más se acerque al borde inferior más hincapié hace éste en la materialidad y cuanto más alejado se encuentre indica un mayor hincapié en asuntos más teóricos o menos ¨medibles¨) y lo especializado de éste (Cuanto más situado a la derecha esté más enfoque hace de los asuntos específicos de cada sector).

 

 

  Cómo se puede apreciar en el gráfico, y en base a las tendencias de elaboración de informes en los últimos años, el GRI ha dado un importante paso de cara a tratar la materialidad de los distintos asuntos relacionados con la empresa. Éste enfoque tan práctico tiene como fin el desarrollo de métricas y de datos que sean medibles, comparables y que contribuyan a la toma de decisiones (tanto de la propia dirección, como de los distintos grupos de relación con una orientación especial para los Inversores Socialmente Responsables).

Ante este contexto podemos distinguir dos grupos de normas , estándares y guías:

-          Grupo 1: Documentos como los Principios Rectores de Naciones Unidas y las líneas directrices de la OCDE, entre otros.

-          Grupo 2: Documentos como el estándar de elaboración de informes, siendo el más conocido y extendido el GRI.

Ante este contexto la ISO 26000 parece algo desfasada cuando lo cierto es que fue lanzada en 2010 y constituye una excelente puerta de entrada para conocer la RSC pero se ha quedado entre dos grupos compartiendo más características del primero que del segundo pero siendo una normativa relativamente fácil de seguir y de entender.

¿Cuál es el futuro de la ISO 26000?

La ISO 26000 seguirá siendo uno de los referentes pero resulta obvio que tras el lanzamiento del G4 (sin ningún tipo de referencia a ella) la ha debilitado algo. En varios círculos de personas expertas en RSC y elaboración de informes con las que he podido contactar me han transmitido que esperan que para la siguiente versión del G4 (La G4.1) la ISO 26000 sea incluida si bien no son más que conjeturas y opiniones cuando la G4 acaba de ser lanzada.

Pese a que la ISO 26000 no es certificable (Cómo si ocurre con otros estándares de ISO como la ISO 9001, ISO 14000 entre otros)  y pese a algunas limitaciones de ésta debo decir que, en mi opinión, es una excelente norma que quizás esté más centrada en los sistemas de gestión de la RSC que a la elaboración de informes y que representa una interesante puerta de entrada a muchas compañías, entidades y personas que quieran empezar a conocer en mayor profundidad qué es la RSC. Lo que es indudable es que la ISO 26000 debe evolucionar y sufrir una revisión en los próximos años que la permitan ampliar su grado de utilización y alinearse con las tendencias en RSC y sostenibilidad de los distintos estándares, normas y guías. 

 

 

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top