Publicado el
En el umbral de un nuevo año, la reflexión sobre la igualdad de género emerge como un imperativo ineludible para la sociedad y las empresas. El año 2024 se presenta como una oportunidad crucial para reafirmar nuestro compromiso colectivo con la equidad entre hombres y mujeres, y abordar los desafíos persistentes que aún prevalecen en diversos ámbitos.
Por un 2024 con más igualdad de género

A pesar de los avances notables en la última década, la búsqueda de la igualdad de género continúa siendo un desafío en diversos sectores. La brecha salarial, la subrepresentación de mujeres en roles directivos y la persistencia de estereotipos de género son solo algunos de los obstáculos que demandan una atención inmediata.

El año 2023 reveló señales inequívocas de que el camino hacia la igualdad está lejos de completarse. Informes detallan que, en numerosos lugares, las mujeres aún enfrentan discriminación y violencia de género. Además, la pandemia de COVID-19 exacerbó las desigualdades preexistentes, con mujeres asumiendo una carga desproporcionada en el ámbito doméstico y enfrentando mayores dificultades en el ámbito laboral.

Morris Tidball-Binz, relator especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias de las Naciones Unidas, ha presentado un reciente informe ante la Asamblea General, destacando que los asesinatos por razones de género constituyen una manifestación extrema y generalizada de las formas existentes de violencia machista. Como especialista forense, detalló normas y mejores prácticas para la investigación de los feminicidios, buscando abordar la impunidad, proporcionar justicia a las víctimas y sus familias, y contribuir a la prevención.

El experto denuncia que cada año, decenas de miles de niñas y mujeres, incluyendo mujeres trans, son víctimas de asesinatos en todo el mundo debido a su género. En su último informe, insta a que las investigaciones consideren la perspectiva de género para clasificar los feminicidios y asegurar la rendición de cuentas. La publicación sostiene que el feminicidio se ha convertido en una epidemia mundial a medida que los Estados incumplen su deber de proteger a las víctimas de la violencia de género.

"El feminicidio es una tragedia mundial de proporciones pandémicas", declara Morris Tidball-Binz, añadiendo que "cada año, decenas de miles de niñas y mujeres, incluyendo mujeres trans, son asesinadas en todo el mundo debido a su género, y muchas más corren el riesgo de morir debido a la violencia de género porque los Estados no cumplen con su deber de proteger eficazmente la vida de las víctimas y garantizar su seguridad".

El informe se enfoca en la investigación de los feminicidios como paso esencial para identificar, exigir responsabilidades y prevenir esta lacra mundial. Tidball-Binz aboga por el uso de una lente de género y protocolos específicos en la investigación de los asesinatos de mujeres y niñas, permitiendo que estas muertes sean identificadas, documentadas y clasificadas como feminicidios para garantizar la verdad, la justicia y la reparación para las víctimas y sus familias.

El relator especial insta a los Estados a promulgar medidas legales y administrativas para defender los derechos de las mujeres y las niñas, incluyendo aquellas cuya expresión de género o identidad es femenina. Además, el informe identifica las mejores prácticas globales que han demostrado su eficacia en la lucha contra el feminicidio, junto con normas para investigar este tipo de delitos. Las recomendaciones del relator especial ofrecen una guía práctica y basada en evidencia para prevenir y erradicar el feminicidio en todo el mundo.

El año 2024 debe centrarse en intensificar la educación y concienciación sobre la igualdad de género. Los programas educativos, tanto formales como informales, deben abordar los estereotipos de género desde las etapas iniciales. La capacitación continua en el ámbito laboral también es esencial para crear conciencia y fomentar un cambio cultural duradero.

Enfrentando los desafíos persistentes, el 2024 se presenta como una oportunidad única para avanzar hacia un futuro más igualitario. Este año, hacemos un llamado a gobiernos, empresas y ciudadanos para que tomen medidas concretas y cierren la brecha de género. La igualdad no solo es un derecho fundamental, sino también un pilar sólido para construir sociedades más prósperas y sostenibles. En este nuevo año, comprometámonos a trabajar juntos para hacer de la igualdad de género una realidad en todos los aspectos de la vida.

En este artículo se habla de:
NoticiasSocialderecho humanofemicidios

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies