Publicado el
Un nuevo informe de la organización medioambiental Feedback EU publicado hoy, 20 de septiembre, denuncia que la UE desperdicia más alimentos de los que importa, lo que perjudica en gran medida la seguridad alimentaria actual en medio de la crisis del coste de la vida.

Las pérdidas y el desperdicio de alimentos tiene un gran impacto en el cambio climático, agrava el hambre en el mundo y conlleva grandes pérdidas económicas. El desperdicio de alimentos cuesta a las empresas y los hogares de la UE unos 143.000 millones EUR al año y causa al menos el 6 % de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de la región. Se estima que actualmente se desperdicia el 20 % de la producción de alimentos en el viejo continente. Además, los expertos afirman que Reducir a la mitad el desperdicio de alimentos de la UE para 2030 podría salvar 4,7 millones de hectáreas de tierras agrícolas.

Esta información se desprende de un nuevo informe publicado hoy, 20 de septiembre, por la organización medioambiental Feedback EU. El mismo estima que 89,8 millones de toneladas de desperdicio de alimentos se producen en la producción primaria, tres veces más de lo que se desperdicia en los hogares de la UE (32,5 millones de toneladas), lo que significa que el desperdicio total de alimentos de la UE puede ser casi el doble de las estimaciones anteriores.

A pesar de la gravedad de la situación, la Unión Europea no pareciera estar haciéndose eco de esta problemática. Es por ello, que la Comisión Europea se enfrenta a la presión de establecer objetivos jurídicamente vinculantes para hacer frente al escándalo del desperdicio de alimentos.

Cabe destacar que, en 2021, la UE importó casi 138 millones de toneladas de productos agrícolas, con un coste de 150 000 millones EUR. Al mismo tiempo, el informe «No Time to Waste», basado en las fuentes más actualizadas, estima que la UE desperdicia 153,5 millones de toneladas de alimentos cada año. Esta cifra es casi el doble de las estimaciones anteriores, debido a la mejor disponibilidad de datos sobre los alimentos desperdiciados en las granjas. Las cifras oficiales de la UE aún excluyen la mayoría de los residuos de alimentos en las granjas de las mediciones y los informes de los estados miembros de la UE.

A la luz de este escándalo de desperdicio de alimentos, un movimiento internacional de 43 organizaciones de 20 países de la UE emitió una declaración conjunta en la que pide a la UE que introduzca objetivos legalmente vinculantes para que los Estados miembros reduzcan el desperdicio de alimentos de la UE de la granja a la mesa en un 50 % para 2030, dentro del alcance de los informes actuales, y revisen la ampliación de los informes para cubrir todos los residuos de alimentos en la granja. Los firmantes incluyen a las ONG Feedback EU, la Oficina Europea de Medio Ambiente y Zero Waste Europe, las empresas de desperdicio de alimentos Too Good to Go y OLIO, y miembros de la Plataforma de la UE sobre Pérdidas y Desperdicio de Alimentos, el organismo asesor oficial de la UE sobre desperdicio de alimentos.

Los 10 puntos que se proponen para una #LeySinDesperdicio son:

  1. Centrar los esfuerzos en evitar las pérdidas y el desperdicio y no en la gestión de excedentes.
  2. Medir las pérdidas y el desperdicio en todas las fases de la cadena alimentaria.
  3. No solo medir cuánto se desperdicia sino cómo se desperdicia.
  4. Apoyar e impulsar la rebusca o el espigueo para reducir el desperdicio y cuantificar las pérdidas alimentarias en el sector primario.
  5. Definir de manera clara qué son las pérdidas y el desperdicio de alimentos para no dejar espacio a la interpretación.
  6. Que la medición sea obligatoria para todos los actores a lo largo de la cadena.
  7. Incluir acciones y medidas que faciliten el cumplimiento de la ley y sancionar a quienes intenten esquivarla.
  8. Que la administración tenga un papel importante de vigilancia para el cumplimiento de la ley.
  9. Marcar plazos para su desarrollo e instrumentos para su puesta en marcha.
  10. Incluir un espacio de gobernanza donde todos los actores puedan participar en la implementación y el seguimiento de la ley. Que este sirva para acompañar a todos los agentes para su adecuada aplicación.

La Comisión debe presentar una propuesta de objetivos de desperdicio de alimentos jurídicamente vinculantes para los Estados miembros de la UE a finales de este año, con adopción formal para 2023 . Las negociaciones con el Parlamento Europeo y el Consejo decidirán entonces los objetivos finales. Si se adopta, esta será la primera legislación de este tipo en el mundo.

Frank Mechielsen, Director Ejecutivo de Feedback EU, dijo: "En un momento de altos precios de los alimentos y una crisis del costo de vida, es un escándalo que la UE esté potencialmente tirando más alimentos de los que está importando. La UE tiene ahora una gran oportunidad de establecer objetivos jurídicamente vinculantes para reducir a la mitad su desperdicio de alimentos de la granja a la mesa para 2030 a fin de hacer frente al cambio climático y mejorar la seguridad alimentaria. Establecer metas inferiores al 50% sería planear no cumplir con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 12.3. Es fundamental que los objetivos incluyan el desperdicio en las granjas y en las empresas de procesamiento y servicios de alimentos: si la UE limita los objetivos a cubrir solo el desperdicio de alimentos al por menor y al consumidor, nuestro informe encuentra que se excluiría entre el 48 y el 76% del desperdicio total de alimentos de la UE, lo que dejaría a la mayoría de las empresas que causan desperdicio de alimentos en las cadenas de suministro sin rendir cuentas por la reducción del desperdicio de alimentos ".

Finalmente, en palaras de Martin Häusling, miembro del Parlamento Europeo y portavoz de política agrícola del grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea (ALE): "La Comisión Europea se ha comprometido a reducir a la mitad el desperdicio de alimentos para 2030. Sin embargo, no basta con fijar objetivos ambiciosos sin garantizar su consecución con propuestas legislativas concretas, que deben ser redactadas por la Comisión Europea en los próximos meses. En su resolución sobre la estrategia «de la granja a la mesa», el Parlamento Europeo dejó claro que palancas como la revisión de la fecha de consumo preferente deben abordarse de manera ambiciosa. Además, necesitamos objetivos vinculantes en cada etapa de la cadena de suministro para lograr la reducción necesaria del desperdicio de alimentos".

*** Actúa para frenar el desperdicio alimentario y firma la petición: Aquí

¡Comparte este contenido en redes!

 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies