El titular de Naciones Unidas llamó a la solidaridad y al compromiso internacional para con las economías menos desarrolladas. Tras su visita al puerto ucraniano de Odesa, el referente de la ONU destacó la importancia de que se reduzca la deuda en algunos países y se aumente la cooperación.
António Guterres: “Los países ricos deben abrir sus carteras y sus corazones”

El titular de Naciones Unidas llamó a la solidaridad y al compromiso internacional para con las economías menos desarrolladas. Tras su visita al puerto ucraniano de Odesa, el referente de la ONU destacó la importancia de que se reduzca la deuda en algunos países y se aumente la cooperación.

Coincidiendo con el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria celebrado el pasado 19 de agosto, el Secretario General de las Naciones Unidas instó a que los países con más recursos ayuden “de forma abundante y generosa” a las naciones en desarrollo para que estas puedan comprar los alimentos que parten del puerto de Odesa, u otros, y su gente pueda adquirirlos. En este sentido, durante un encuentro con la prensa en la ciudad ucraniana y coincidiendo con la apertura de los puertos, António Guterres llamó este viernes a los países más ricos a abrir “sus carteras y sus corazones”.  

En medio de un escenario global crítico, marcado por la post pandemia y los conflictos bélicos, el titular de la ONU señaló que los países en desarrollo precisan de inmediato acceso a los recursos financieros, una reducción de su deuda y medios para invertir en su gente.

Sobre la económica global, Guterres destacó que la clave para apaciguar a los mercados de materias primas y bajar los precios es “conseguir que salgan más alimentos y fertilizantes de Ucrania y Rusia”. Añadió que la salida de cargueros de Odesa “es sólo la parte más visible de la solución, pero que hay otro apartado importante “el libre acceso a los mercados mundiales de los alimentos y fertilizantes rusos, que no están sujetos a sanciones”. Por ello, emplazó a la cooperación de todos los gobiernos y el sector privado para llevarlos al mercado, ya que “sin fertilizantes en 2022, puede que no haya suficientes alimentos en 2023”. 

El Secretario General manifestó su compromiso con el desarrollo sostenible, pero advirtió que sólo se conseguirá si todas las partes cooperan. Guterres llamó a no escatimar esfuerzos para continuar con el empeño de “salvar vidas y trabajar por la paz. Una paz que se ajuste a la Carta de las Naciones Unidas y al derecho internacional”, y aludió al puerto de Odesa como “un símbolo de lo que el mundo puede hacer cuando nos comprometemos a trabajar juntos por el bien común”. 

Finalmente, respecto a las mercancías que parten de las embarcaciones de la ciudad portuaria reiteró su mensaje de que cada navío “es también un buque de esperanza para los agricultores ucranianos, que por fin han visto recompensada su cosecha y han vaciado sus almacenes para poder seguir trabajando. Esperanza para los marineros y la comunidad marítima en general, al saber que de nuevo es posible navegar por el Mar Negro de forma segura y eficiente. Y, sobre todo, esperanza para las personas y los países más vulnerables del mundo”,

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top