El valor de lo social

Los factores ESG introducen una nueva narrativa en el universo empresarial. Esta sigla hace referencia a factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo que se tienen en cuenta a la hora de invertir en una empresa. Aunque su origen se remonta a varias décadas atrás, en los últimos años se han convertido en la referencia de la inversión socialmente responsable (ISR).

Nunca está de más recordar a qué se refiere cada una de las letras. La “E” de Environmental engloba el efecto que la actividad de las empresas tiene en el medioambiente, de forma directa o indirecta; la “S” de Social incluye el impacto que una determinada empresa tiene en su entorno social, en la comunidad y, por último, la “G” de Governance alude al gobierno corporativo de la empresa, por ejemplo, a la composición y diversidad de su Consejo de Administración, las políticas de transparencia en su información pública o sus códigos de conducta. 

Si bien los tres elementos son igualmente importantes, lo cierto es que muchas empresas ponen el foco en la E de medioambiente en primer lugar y luego en la G de buen gobierno corporativo, dejando en último plano a los aspectos sociales. En este contexto, y conscientes de esta situación, la Fundación SERES, en su apuesta por mejorar el diálogo entre sociedad y empresa, ha actualizado su narrativa de marca para poner el foco en la urgencia de lo social.

Los retos que plantea el compromiso con los factores ESG son sociales, medioambientales y de gobernanza, por lo tanto, se trata de desafíos holísticos y transversales en las organizaciones. La campaña “El valor de lo social” expresa el nuevo posicionamiento de la Fundación para poner el acento en una de las dimensiones más exigentes en el mundo de la empresa: lo social. La Fundación SERES es una entidad sin ánimo de lucro, nacida hace más de 10 años, que acompaña la trasformación de las empresas e impulsa su liderazgo ante los retos sociales. Su objetivo principal no es otro que posicionar el valor de lo social en las organizaciones. Así, SERES trabaja en la dimensión más exigente, la social, que se enfrenta a barreras como la falta de estandarización o la dificultad a asociarlo al campo económico. La búsqueda apunta a contribuir a la construcción de empresas más humanas, en las que el peso de los intangibles determinará n más su sostenibilidad en el tiempo

Sofía Martín, directora de comunicación de Fundación SERES sostuvo que: “estamos ante un mundo en transformación y con grandes retos por delante. Se ha revelado la urgencia de lo social en medio del contexto global que ha obligado a abordar cuestiones como la desigualdad, las tensiones geopolíticas, brechas de empleo, talento, género, educación o un crecimiento muy significativo de las familias vulnerables y en situaciones de pobreza”. También ha añadido que “la Fundación SERES apoya así a través de todos sus canales la necesidad de incluir lo social en la estrategia de las empresas y poner en valor un modelo de empresa más sostenible en el tiempo, capaz de generar soluciones eficientes, eficaces, escalables y sostenibles que pueden abrir la puerta del cumplimiento de los 17 objetivos de la Agenda 2030”.

Sin dudas, esto constituye una evolución en el trabajo de la Fundación, que cumple 13 años movilizando a las empresas para construir una mejor realidad social, y surge en un momento en el que “la urgencia de lo social no es otra que afrontar los desafíos relacionados con las personas y todos nuestros grupos de interés. Siempre que la empresa entienda mejor la sociedad y pueda detectar los problemas a los que se enfrenta, estará mitigando riesgos y detectando oportunidades que residen en este camino de transformación creando impacto positivo para todos” en palabras de Ana Sainz, directora general de la Fundación SERES.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top