El Ministerio de Sanidad, en coordinación con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, han presentado el Plan Estratégico de Salud y Medio Ambiente (PESMA), el cual se centra en promover entornos saludables para la población, reducir la carga de enfermedades e identificar nuevas amenazas para la salud derivadas de factores ambientales.
España pone en marcha un plan para proteger a la población de riesgos medioambientales

El pasado miércoles 24 de noviembre, se aprobó en la sesión extraordinaria del Pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud conjunta con la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente el “Plan Estratégico de Salud y Medio Ambiente (PESMA)” destinado a proteger a la población de los riesgos medioambientales. El mismo será puesto en marcha por parte del Ministerio de Sanidad, en coordinación con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y estará vigente hasta 2026.

La Organización Mundial de la Salud estima que entre 2030 y 2050 se registrarán alrededor de 250.000 muertes adicionales al año resultado de enfermedades ligadas a la alteración la Agencia Europea de Medio Ambiente estima unas 33.200 muertes prematuras en España al año a causa de la mala calidad del aire, siendo el actual modelo de movilidad y transporte una de las causas climática. En este sentido, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha destacado que el plan se orienta hacia la protección de la población más vulnerable “supone un hito y un punto de inflexión con un enfoque ‘One Health’ convirtiendo a España en un país pionero en este abordaje integral desde la salud y el medio ambiente para abordar desafíos futuros del cambio climáticos y otros factores ambientales”.

El proceso de construcción del PESMA ha sido un ejercicio complejo y multidisciplinar que ha contado con la participación del personal técnico de ambos ministerios, además de más de un centenar de expertos de la ciencia y la sociedad españolas. Con este Plan Estratégico se pretende también dar un enfoque global basado en la ciencia y perdurable en el tiempo. El programa pretende generar un cambio de paradigma. Este documento estratégico, el primero de sus características que se realiza en España, es una herramienta de gestión adecuada para afrontar, desde el punto de vista de la salud humana, los grandes desafíos ambientales de nuestro tiempo. De este modo, el PESMA se centra en promover entornos saludables para la población, reducir la carga de enfermedades e identificar nuevas amenazas para la salud derivadas de factores ambientales.

Este documento estratégico permitirá crear un marco de referencia de las políticas públicas dinámico y adaptado a un entorno en permanente evolución. Además, constituye un compendio de múltiples acciones que se irán acordando y planificando en función de las necesidades, prioridades y recursos disponibles en los Programas de Actuación bienales. Dichos Programas de Actuación especificarán, plazos, recursos y demás detalles necesarios para una correcta ejecución de las medidas.

El Plan incluye diversos ejes transversales: Equidad, Enfoque de género, Transparencia y rendición de cuentas, Sostenibilidad, Salud en todas las políticas y Enfoque “One Health” de la OMS, que determina que la salud humana está íntimamente conectada con la salud del planeta, de todos los seres vivos, los ecosistemas, el medio ambiente común y los impulsores sistémicos pertinentes. De este modo, el PESMA contempla 14 áreas temáticas que tratan de abordar los factores de riesgo ambientales con mayor impacto en la salud e incluye acciones encaminadas a la creación de sistemas de vigilancia para el efecto de la contaminación atmosférica en la salud, la identificación de factores ambientales vinculados al desarrollo de enfermedades zoonóticas, y transmitidas por vectores, o la medición de los efectos de la contaminación acústica. Desde la perspectiva medioambiental se han definido las siguientes cuatro áreas temáticas que presentan riesgos para la salud:

  1. Cambio climático y salud: riesgos del clima, temperaturas extremas y vectores transmisores de enfermedades.
  2. Contaminación: productos químicos, residuos, calidad del aire, calidad del agua   y contaminación industrial.
  3. Radiaciones: radiactividad natural, campos electromagnéticos y radiación ultravioleta.
  4. Hábitat y salud: ruido ambiental y vibraciones, calidad de ambientes interiores y ciudades saludables. 

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha expresado que “este plan persigue objetivos muy relevantes y avanza en el cumplimiento y aplicación de la ley. Impulsar un mejor conocimiento de riesgos y problemas emergentes es fundamental al tiempo que se protege y reduce la exposición a riesgos ambientales que determinan nuestra salud”.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top