Publicado el
La compañía afronta un nuevo ciclo estratégico 20-23 con grandes retos y un posicionamiento transformado. Para hacerlo, la empresa ha alcanzado un acuerdo con sus trabajadores para reorganizar su estructura y adaptarse al nuevo mercado laboral. Pascual destaca el esfuerzo de ambas partes negociadoras para lograr una solución satisfactoria y se felicita por la responsabilidad que ha presidido el proceso negociador desde el principio.

La pandemia ha acelerado la trasformación digital en todos los planos. El mercado laboral también se ha visto afectado y las empresas deben hacerse eco de esta nueva situación. Ante este escenario, Pascual comprendió que debía reorganizar los recursos humanos de la empresa para afrontar el futuro en una mejor posición competitiva. Para ello, la compañía comunicó el pasado 14 de diciembre un procedimiento de despido colectivo que afectará finalmente a alrededor de 137 trabajadores, una cifra un 31% inferior de lo inicialmente previsto, principalmente de su distribuidora Qualianza, y en menor alcance del área industrial y de servicios centrales.  

En este proceso de re-organización, más del 40% de los afectados se acogerá a planes de bajas incentivadas o planes de jubilaciones incentivadas. Es importante señalar también que las indemnizaciones por despido contempladas en el procedimiento tendrán las condiciones más favorables que marca la ley. Además, se ofrecen servicios de asesoría y ayuda para la búsqueda de empleo. Estas medidas se pondrán en práctica en los primeros días de la próxima semana.

Pascual es consciente de la difícil situación que esto implica y por ello ha abordado este proceso de ajuste con especial sensibilidad priorizando en todo momento durante la negociación el alcance más limitado posible, así como contemplando cada caso individualmente, como queda demostrado con la disminución del número final de personas involucradas, así como unas condiciones favorables para los trabajadores.

Es importante recalcar la colaboración y el buen hacer del equipo negociador de las y los trabajadores, siempre con la voluntad de alcanzar el mejor acuerdo en beneficio de las personas. La empresa destaca igualmente el esfuerzo realizado por ambas partes para lograr una solución satisfactoria y se felicita por el rigor y la responsabilidad que han presidido el proceso negociador desde el principio, en todo momento buscando el menor impacto social posible.

Pese a esta operación, se mantiene inalterable el compromiso de la compañía con la calidad del empleo y la sostenibilidad del proyecto empresarial. El objetivo de estas medidas ha sido lograr la adaptación al nuevo mercado y escenario digital. Estas suponen un ejercicio de responsabilidad ante el nuevo escenario en que se mueve la compañía. La rápida evolución del mercado y su inminente transformación, acelerada en los últimos tiempos, han puesto de relieve aspectos tales como la omnicanalidad, la transformación digital, la industria 4.0, la automatización de los procesos o los nuevos modelos relacionales con clientes y consumidores. Este nuevo escenario motiva una inaplazable reorganización de los recursos humanos para afrontar el futuro en una mejor posición competitiva. 

La compañía sitúa en el centro de su estrategia a la sostenibilidad integral desde el cuidado medioambiental, el bienestar y desarrollo social y el crecimiento económico en las comunidades donde está presente. Esta renovación y adaptación al nuevo contexto supone la adaptación de Pascual a los nuevos tiempos, anticipándose a las tendencias que ya venían adivinándose con anterioridad.

En este artículo se habla de:
NoticiasSocialCalidad Pascualrecursos humanos

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies