La pandemia por COVID-19 ha cambiado nuestras vidas. Un grupo de mujeres refugiadas, beneficiarias de la ONG URDA Spain, se encuentran entre las miles de personas expuestas a una mayor vulnerabilidad por la crisis generada. Afortunadamente, la ONG ha logrado reactivar los programas de empoderamiento laboral basados en la economía circular de los que ellas son beneficiarias. Las propias mujeres han decidido agradecer a la población de acogida el apoyo mostrado confeccionado unas bonitas mascarillas que URDA Spain donará a la Policía Nacional para su posterior distribución entre los ciudadanos que más las necesitan.
 Mujeres refugiadas confeccionan mascarillas para donar

La actual crisis global por la pandemia de COVID-19 ha golpeado con especial dureza al colectivo de personas refugiadas. A los traumas vividos al verse obligadas a abandonar hogar y familia, se une el del actual confinamiento que supone, además, la práctica imposibilidad para desarrollar una actividad laboral que les provea los necesarios ingresos para seguir adelante. La ONG URDA Spain mantiene programas de empoderamiento laboral para mujeres refugiadas en España. Uno de ellos es la experiencia « refugiARTE SOSTENIBLE ». Basándose en modelos de economía circular, las mujeres utilizan bolsas de plástico usadas para tejer productos variados y originales como bolsos, monederos, portalápices, broches y un largo etcétera.

La citada experiencia permite que estas mujeres enseñen a otras personas a tejer estos productos, logrando así, además, alinearse con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU al concienciar a la población sobre el cambio.limático. Una concienciación que cobra mayor relieve ante los eventos actuales. Este trabajo les proporcionaba unos ingresos muy necesarios, dada su situación de vulnerabilidad. , a pesar de verse afectada, como el resto de organizaciones del tercer sector, ha reorganizado sus fondos para que estas mujeres puedan y seguir confeccionando  sus productos.

Amneh, Zoralla, Rama y Rachida llegaron a España huyendo de la guerra en Siria. A pesar de todo el dolor acarreado y de las dificultades para  rehacer  su  vida  lejos  de  su  hogar  y,  en algunos casos, de sus familiares más cercanos, estas mujeres no dejan de agradecer a la sociedad española la acogida prestada. Cada día tienen que hacer frente a numerosos obstáculos, pero también han podido comprobar el espíritu solidario de la ciudadanía. Saben que a día de hoy pueden seguir trabajando gracias al apoyo de muchas personas que han decidido compartir sus esfuerzos con los más vulnerables.

Por ello, están confeccionando manualmente un total de 500 mascarillas de bonitos diseños y de múltiples usos,tras su lavado, para que puedan ser utilizadas por quien más lo necesite. La ONG donará estas mascarillas a la Policía Nacional, que se encargará de su posterior distribución entre la ciudadanía.

La actual pandemia nos enseña que necesitamos fortalecer el tejido social y evitar la exclusión o discriminación de ninguna persona, independientemente de su origen o situación. Esta acción es una muestra de que la solidaridad es una actitud necesaria que no funciona sólo en una dirección. Quienes menos tienen también se sienten felices de poder compartir, y este grupo de mujeres son un estimulante ejemplo de conciencia social.

Síguenos

Top