En la ceremonia de entrega de la XI edición de los Premios Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento celebrada en la nueva sede de la ciudad de Bilbao, uno de los mensajes centrales ha sido el poder del conocimiento como guía en la toma de decisiones ante problemas globales como la crisis climática o la pérdida de biodiversidad. Desde propuestas en relación al aumento del nivel del mar al descubrimiento del microbioma, los premiados están dotando a la sociedad de herramientas conceptuales y perspectivas que replantean las acciones ya tomadas hasta ahora para comprometerse con la sostenibilidad.
Urgente ampliar la frontera del conocimiento del siglo XXI para diseñar soluciones de verdad contra la crisis climática

Para la entrega de premios, Bilbao ha sido la sede elegida por ser la ciudad de origen del grupo BBVA y además la capital de una de las regiones españolas más innovadoras. El presidente de la Fundación BBVA, Carlos Torres Villa ha declarado durante el acto inaugural que: “El cambio climático, la crisis de biodiversidad o la desigualdad son retos cuyas consecuencias futuras pueden ser mucho más graves si no actuamos ya. La humanidad no ha tenido nunca tanta responsabilidad como ahora; las acciones que hoy tomemos pueden transformar para siempre nuestro planeta y condicionar de manera trascendental a las generaciones futuras”.

La ceremonia se ha celebrado en el Palacio Euskalduna de la capital bilbaína y fue presidida por el presidente de la Fundación BBVA y la presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Rosa Menéndez. También han participado el lehendakari, Íñigo Urkullu, el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria Maiz y representantes de la comunidad académica y cultural española como presidentes de las principales sociedades científicas y numerosos directores de centros de investigación.

Según palabras de Torres Villa: “En BBVA estamos convencidos de que el objetivo final de nuestro trabajo es contribuir a crear un horizonte más sostenible en un sentido amplio, ayudando a dar respuesta a los importantes retos a los que nos enfrentamos. Los premios han servido para reforzar nuestro convencimiento de que organizaciones como BBVA tenemos la responsabilidad de convertir la lucha por la sostenibilidad en una seña de identidad”.

Los Premios Fronteras tienen un alcance global y ponen en el centro a la investigación para entender el planeta y dar soluciones efectivas. Las categorías de los premios se componen de Cambio Climático, y Ecología y Biología de la Conservación, al mismo nivel que las ciencias básicas, la medicina, o la economía. La contribución de estos premios están permitiendo dotarnos de poderosas herramientas conceptuales y perspectivas para seguir mejorando y estimulando a ir más lejos afrontando los retos de este complejo y apasionante periodo del siglo XXI. Los premios están dotados con 400.000 euros, un diploma y un símbolo artístico en cada una de las ocho categorías.

Desde el centro de investigación CSIC, Rosa Menéndez ha enfatizado en que “la ciencia del siglo XXI nos advierte de que estamos poniendo en riesgo nuestro planeta, pero también de que es precisamente en la ciencia desde donde se trabaja más activamente para diseñar soluciones para un futuro sostenible”. El CSIC se ha sumado en la organización de estos premios para aportar su equipo de expertos en la evaluación de las candidaturas antes de que sean remitidas a los jurados.

El lehendakari Íñigo Urkullu ha resaltado en la clausura que el concepto de “frontera del conocimiento” que define a los premios de la Fundación BBVA se usa hoy como sinónimo de división y desconfianza pero en estos premios se utiliza la palabra Frontera como horizonte; como espacio para compartir, enriquecer el conocimiento y la experiencia; una oportunidad para sumar y crecer en bienestar y justicia social. 

¿Quiénes son los 12 galardonados y cuáles son sus propuestas?
Charles Kane y Eugene Mele han sido galardonados en Ciencias Básicas por el descubrimiento de los materiales aislantes topológicos, materiales con propiedades electrónicas extraordinarias. 

Jeffrey Gordon, premiado en Biología y Biomedicina por demostrar el papel crucial del microbioma en la salud: “La investigación actual sobre el microbioma aborda cuestiones planteadas por los microbiólogos hace más de un siglo, pero con nuevas herramientas. Vernos a nosotros mismos como una espléndida colección de partes humanas y microbianas en interacción nos enseña que no viajamos por la vida en solitario. Establecer una relación causal entre nuestras comunidades microbianas y nuestra salud es el punto de partida para diseccionar los mecanismos por los que nuestros microorganismos operan y se comunican con nosotros, como estamos haciendo ya en los casos de malnutrición infantil y obesidad”.

Ivan Sutherland, galardonado en Tecnologías de la Información y la Comunicación por crear el primer sistema gráfico de interacción hombre-máquina e inventar el primer casco de realidad virtual: “Los que amplían las fronteras del conocimiento no lo hacen por el reconocimiento personal; lo hacen, como en mi caso, por la emoción de llegar adonde nadie ha llegado antes”.

Gretchen Daily y Georgina Mace, premiadas en Ecología y Biología de la Conservación por emplear el conocimiento científico para desarrollar herramientas que combaten la pérdida de especies: “La ciencia ecológica básica a los fines prácticos de la conservación. Es alentador ver el compromiso de los jóvenes, las poblaciones locales, las ciudades, las empresas y la industria, en un momento en que los gobiernos de muchos países están centrados en otras cuestiones. Los desafíos son enormes, pero la ciencia tiene un inmenso papel que jugar en el apoyo a estos líderes, impulsando los valores de la naturaleza en las políticas y las finanzas, y abriendo vías alcanzables hacia el desarrollo sostenible”.

Anny Cazenave, John Church y Jonathan Gregory, premiados en Cambio Climático por confirmar que el nivel del mar está aumentando de manera acelerada por el calentamiento global, han hecho “un llamamiento a la acción urgente y mundial para mitigar las emisiones y desarrollar planes que nos permitan adaptarnos a la subida en el nivel del mar que ya no podemos impedir. Evitar rápidos índices de aumento en el nivel del mar y no cruzar umbrales que lleven a muchos metros de subida exige la reducción rápida y significativa de emisiones de gases de efecto invernadero. Incluso las aspiraciones de la cumbre del clima de París cuentan con el resultado a largo plazo de un gran aumento en el nivel del mar”. 

Claudia Goldin, galardonada en Economía por su análisis de las causas de las brechas de género en la sociedad: “El problema sigue vigente, y puede que siga siempre aunque estamos a punto de cerrar algunas de las brechas más flagrantes que aún quedan en gran parte del mundo, incluida España. Numerosos cambios tecnológicos (en el hogar, la fábrica y la oficina, y los que afectan a nuestras necesidades más personales, como las tecnologías reproductivas) han servido para reducir diversas brechas de género en salarios, educación, ocupaciones y participación en el mercado de trabajo“.

Noam Chomsky, premiado en Humanidades y Ciencias Sociales por sus contribuciones al lenguaje como facultad construida con estructuras pre-existentes en el cerebro humano: "Wilhelm von Humboldt consideraba el lenguaje «el órgano formador del pensamiento», basándose en la singular capacidad humana de «dar un uso infinito a medios finitos». Hoy ya se ha investigado desde esta perspectiva gran variedad de tipologías de lenguajes con una profundidad y con una amplitud que habría sido inimaginable no hace mucho. Este trabajo también revitalizó el estudio de la adquisición y la elaboración del lenguaje, y pasó a ser uno de los núcleos de las incipientes ciencias cognitivas”.

John Adams, galardonado en Música y Ópera por componer “una música que es genuinamente de nuestro tiempo”. "He intentado en el curso de mi vida creativa recuperar la primacía del sentimiento y de la conexión emocional en mi música. Sobre todo en mis óperas, he buscado maneras de abordar con la música los mitos colectivos de nuestro tiempo, ya sean los de la identidad y aspiración nacionales, o la profunda complejidad psicológica de la experiencia humana”.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top