Mañana 15 de marzo, tenemos una cita importante: Día Mundial de los Derechos del Consumidor. Más del 80% de la población española cree que la ley debería obligar a las marcas de ropa a respetar los Derechos Humanos de todos sus trabajadores
"Fashion Revolution" y los Derechos del Consumidor

De las principales conclusiones de la Encuesta Europea sobre Moda y Consumo Responsable, editada por la Coordinadora Estatal de Comercio Justo y elaborada por Fashion Revolution en 2018, el 82% de la población española cree que se debería obligar por ley a las marcas de ropa a respetar los Derechos Humanos de todas las personas que intervienen en la cadena de valor, es decir en la elaboración de sus artículos. Esta encuesta ha ido encaminada al análisir de las actitudes de la población ante las condiciones en las que se produce la ropa y su impacto medioambiental, han participado 5.000 personas de entre 16 y 75 años en los 5 principales mercados europeos, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y España.

¿Ante los consumidores, cuáles son las obligaciones de las empresas?

A través del estudio se ha concluido que la mayoría de los consumidores, es decir un 72% de los 5 países consultados, está de acuerdo en que la ley debería exigir transparencia a las marcas de ropa respecto a si están pagando un salario justo y digno a sus trabajadores, el caso concreto español, la exigencia se eleva a un 76%. Otro dato relevante es que el 81% de los consumidores españoles cree que la legislación debería exigir a las marcas de ropa que adopten de protección del medio ambiente en cada una de las etapas de fabricación de sus productos.

Está en el derecho del consumidor saber: ¿Quién hace mi ropa? La encuesta también concluye que la población consumidora quiere saber en qué condiciones se fabrica su ropa, el 59% de la muestra encuestada y en España un 62%. En concreto, un 69% de la ciudadanía española está interesada en conocer los avances que se están haciendo en los Derechos Humanos de los de toda la cadena de producción, cifra que se eleva al 73% en el caso de las mujeres españolas.

Por lo tanto los consumidores están demandando ahora más que nunca transparencia y compromisos a las marcas de ropa. En la encuesta destaca que el 66% de la población encuestada considera importante que las marcas de ropa publiquen información detallada sobre los salarios y las condiciones de trabajo de los empleados en su cadena de suministro global. En esta línea, el 80% de los encuestados considera una buena acción de transparencia que las marcas de ropa publiquen las fabricas que seleccionan para la confección de sus prendas.

Por otro lado, las personas encuestadas exigen compromisos con la igualdad de género, el medio ambiente y la reducción de la pobreza. El 84% considera que es importante que las marcas de moda aborden el problema de la pobreza mundial, un 88% que se preocupen del medio ambiente y finalmente un 77% que acaben con la desigualdad de género. 

En España, 3 de cada 4 personas tres de cada cuatro creen que las marcas de ropa deberían contribuir en mayor medida a mejorar la vida de las mujeres que fabrican su ropa, zapatos y accesorios, y que constituyen la mayor parte de su fuerza laboral. El 83% de las mujeres españolas defienden esta idea y en el resto de los 5 países encuestados respondieron afirmativamente un 77% de las mujeres y un 67% de los hombres. 

¿Pero cuáles son realmente las actitudes ante la compra de ropa?

Casi el 40% de la población tiene en cuenta las repercusiones sociales y ambientales de la fabricación de las prendas de moda, aún así cerca del 60% de la población no se plantea el impacto de su compra. 

Los aspectos que más tienen en cuenta los consumidores a la hora de comprar artículos de moda sería el pago de un salario justo y digno los trabajadores (un 39%), seguido de la protección del medio ambiente con un 37% y por último, las condiciones de trabajo seguras (un 31%). En cuanto a la producción local o el uso de materiales reciclados, no han tenido mucha relevancia entre los consumidores. 

Finalmente, este informe concluye con recomendaciones a los gobiernos para que tengan en cuenta la proposición de una producción y un consumo de moda más sostenible en sus políticas y presupuestos, a las marcas para que incluyan más información en el etiquetadoy por último a la ciudadanía para que se pregunte cuál es el impcto de su acto de compra. 

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top