Es cofundador de Fundación Kubuka, una ONG que empezó a trabajar hace cinco años y cuya misión es crear un desarrollo sostenible en las comunidades más vulnerables de Kenia y Zambia, centrándose en el emprendimiento y la educación como motor de cambio. El próximo 16 de marzo celebran el ‘Noon to Moon Festival 2019’ en la Plaza de Las Ventas, cuya recaudación se destinará a proyectos sociales, educativos y de emprendimiento en Zambia y Kenia.
Álvaro Pérez Pla: "El emprendimiento social es una manera de cambiar la forma en la que clientes, trabajadores y proveedores interactúan"

Kubuka espera reunir acerca de 3.000 personas por una buena causa. El Noon to Moon Festival 2019 contará con la participación de grupos musicales, como los madrileños Floridablanca y Lupas; Andrés Suárez y Diego Ojeda y DJs, como Iván Mg, entre otros.

Diario Responsable.- ¿Cómo un joven que estudió Administración de Empresas decide dejarlo para montar una ONG e instalarse en Kenia?

Álvaro Pérez Pla.- En segundo de carrera me tomé un año sabático para reflexionar sobre si quería seguir estudiando ADE o no. Viajé a Kenia e India y me di cuenta de que había maneras de aplicar lo que estaba aprendiendo en la universidad a problemas que tenían que ser resueltos. Y volví mucho más motivado de lo que estaba a España para acabar la carrera.

Realicé actividades de recaudación de fondos y volví en verano a Kenia para visitar a viejos amigos. En el momento en el que acababa la carrera me tuve que hacer la pregunta que llevaba rondando mi cabeza desde la primera vez que empecé a ver que podía dedicar mi vida, o al menos una parte de ella, a algo mucho más grande e importante que el cumplimiento de mis propósitos personales. Y teniendo el viento favorable me parecía que no coger ese camino sería algo de lo que me arrepentiría toda mi vida.

d_r.- Te adelantaste en el mundo de las ONG con una visión distinta, más emprendedora, creando dos pilares de acción en tu ONG que son educación y emprendimiento social. ¿Por qué esa etiqueta de emprendimiento social hace cinco años cuando no tenía tanta repercusión?

Soy un firme creyente de la empresa social. Creo que el sistema económico y social actual está corrompido por una serie de principios que nos han hecho creer que son parte del comportamiento humano. Y creo que no se puede luchar contra un sistema que, con sus cosas malas, funciona. El emprendimiento social es una manera de cambiar la forma en la que los clientes, los trabajadores y los proveedores interactúan manteniendo unas reglas del juego que funcionan. Y creo que eso es precisamente el cambio más evidente que hay que hacer para mejorar nuestra manera de convivir y que se respeten las vidas de las generaciones futuras. Quiero creer que estamos al principio de una ola de conciencia humana y es en la ola en la que quiero estar.

d_r.- ¿El emprendimiento social que defiendes cómo lo traduces en algún proyecto? ¿Cómo funcionan las empresas sociales? 

A.P.P.- Para mí existen dos tipos de empresas sociales: las que mediante su actividad están resolviendo de por si un problema social y las que con sus beneficios están resolviendo un problema social. Una empresa de reciclaje está resolviendo un problema social a través de su actividad y puede ser considerada una empresa social siempre y cuando los socios antepongan resolver el problema social a maximizar su beneficio personal. Un restaurante que dona todos sus beneficios a proyectos sociales que de otra manera serían insostenibles también es una empresa social.

A ambas las une que el propósito social está por delante de hacer dinero.

Este cambio de mentalidad es el que va en contra del pensamiento sobre el que se basa el sistema económico actual, en el que se da por hecho que las personas son egoístas por naturaleza. Las empresas sociales son el claro ejemplo de cómo hacer que la avaricia no rompa el saco. Tienen que maximizar el beneficio para ser sostenibles económicamente, competir en el mercado y poder reinventarse para no quedarse fuera de juego. Es decir, funcionan de la misma manera que una empresa, pero se basan en unos principios diferentes, lo cual lo hace infinitamente más sostenible y fuerte.

d_r.- ¿Qué ves de positivo estructurar una ONG como una empresa? 

A.P.P.- Una empresa tiene que ser económicamente viable para que sobreviva en el mercado. Las ONG compiten en un mercado que es sumamente competitivo también. Tener este principio claro a la hora de estructurar una ONG te lleva a ser más precavido y a medir más tus pasos, lo que tiene como resultado una estructura de base más sólida. Encuentras tu nicho de mercado, lo que te hace diferente, y te centras en explotarlo; buscas tu cliente o donante objetivo y luchas por atraerlo; estructurarlas para generar economías de escala. Todo esto son cosas que están comprobadas que funcionan en las empresas. Y sería poco razonable no utilizar estas técnicas con la cantidad de información y estudios que reflejan los resultados de estas técnicas.

Lo interesante es también ver lo que la empresa podría de sacar de las ONG.

d_r.- ¿Cómo conseguís captar fondos en España? ¿Os presentáis a concursos sociales que lanzan las empresas? ¿Cómo es la experiencia entre el nexo Empresa - ONG?

A.P.P.- Nuestros fondos son puramente privados, no recibimos financiación pública. Tenemos una estructura financiera muy diversificada: el 46% viene de personas individuales que nos donan y el 39% de empresas y otras fundaciones y el 15% de la venta de productos o servicios que hacemos. Lógicamente nos gustaría que esta ultima cifra fuese superior y es el camino que hemos decidido tomar.

Nos presentamos a concursos sociales e intentamos establecer colaboraciones con emprendedores que están lanzando su nueva marca. Queremos que estas empresas tengan un componente social que les defina desde un principio, que sea un sello más de la marca y que le aporte un valor añadido. Nuestra experiencia con estas pequeñas empresas ha ido mejorando a lo largo del tiempo, aunque aun no hemos sido capaces de maximizar esa relación para crear sinergias entre la red de empresas que colabora con nosotros. En cuanto a las grandes empresas, nos ha sido muy complicado luchar en algunos concursos por nuestro tamaño y corto recorrido, pero hemos conseguido ayudas de KPMG, McKinsey, CUNEF, Banco Santander, Fundación Botín, Fundación Juan Entrecanales, etc., que nos avalan como ONG.

d_r.- Actualmente, ¿sigues trabajando al 100% en la ONG o estas compaginándolo con otro trabajo?

A.P.P.- Hace un año y medio volví a España y dejé de dedicarme al 100% a la ONG. Y hace dos meses o tres decidí dar un paso atrás y dejar de dirigir la organización para dar paso a nuevas ideas y formas de hacer. Después de seis años creía importante que se diese paso a que personas que llevan luchando por este sueño conjunto desde hace mucho tiempo tuviesen más espacio y reconocimiento.

Actualmente trabajo para Open Value Foundation, fundación y fondo que invierte en empresas sociales en España y el Este de África. Además, estoy trayendo a España un programa de liderazgo basado en valores desarrollado por Acumen, organización pionera a nivel mundial en emprendimiento social e inversión de impacto.

Queremos identificar a una nueva generación de lideres que sirvan como referencia a futuras generaciones, gente que desde su pasión y su sector este poniendo su granito de arena para dejar una sociedad más justa. Y lógicamente, queremos seguir propagando lo que es el emprendimiento social a cuantas más personas en España.

d_r.- ¿Crees en la innovación social? ¿La pones en práctica en tus proyectos?

A.P.P.- Me he convertido en un loco de la innovación social. Es el futuro, y quien no se suba al barco se va a quedar atrás. Sigo sin entender a la gente que se resiste y piensa que el mundo va a funcionar mejor si cada uno se centra en sí mismo y en su forma de hacer las cosas y no mira al de al lado. Hay que escuchar, hacer participe a la gente, aprender del de al lado. Es algo que he aprendido con el tiempo y que me ha llevado muy malos tragos. Pero creo que cuando descubres la utilidad de diseñar conjuntamente, de testear las ideas, de desarrollar en equipo, eso es lo único que quieres hacer.

Hay una infinidad de herramientas y técnicas de innovación social y creo que hay que saber cuándo utilizarlas. El problema que encuentro es que no todo el mundo tiene las habilidades como para hacerlo y que el contexto de las personas que intervienen en el proceso es fundamental para que el resultado del ejercicio sea positivo. La innovación social tiene que ir de la mano de una serie de cualidades intrapersonales del grupo.

d_r.- ¿Y qué nos vamos a encontrar en el ‘Noon to Moon Festival 2019’ del próximo 16 de marzo?

A.P.P.- Pues nos vamos a encontrar un concierto solidario que los que lo disfruten van a contribuir a la educación y fomento del emprendimiento de comunidades vulnerables de Kenia y Zambia. El festiva, que dará comienzo el 16 de marzo a las 18:00 horas, espera reunir acerca de 3.000 personas y contará con la participación de grupos musicales, como los madrileños Floridablanca y Lupas; Andrés Suárez y Diego Ojeda y DJs, como Iván Mg, entre otros. kubuka concierto

Las entradas generales pueden adquirirse a partir de 18 euros a través de la plataforma digital Entradasatualcance.com. Además, existe la posibilidad de hacer aportaciones adicionales a través de una Fila 0, para realizar donaciones sin obtener a cambio una entrada al evento. Por eso, animo a los lectores de Diario Responsables a que nos acompañen al ‘Noon to Moon Festival 2019’ para contribuir por una buena causa.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top