Profesor emérito de RC en Cranfield School of Management, coautor del libro ‘All In: The Future of Business Leadership’ y uno de los 30 ponentes de Sustainable Brands Madrid 2018, evento impulsado por Quiero, cree que cuestiones como diversidad, derechos humanos o cambio climático son "difíciles de ignorar".
David Grayson: "para ser una empresa hay que tener un propósito claro"

Ha escrito el libro ‘All In: The future of Business Leadership’ junto con Chris Coulter, CEO de GlobeScan, y Mark Lee, director ejecutivo de SustainAbility. ¿Cuáles son las claves para un liderazgo sostenible y responsable?

En nuestro libro hemos llegado a la conclusión de que hay cinco atributos críticos e interrelacionados que se necesitan para ser una empresa "All In": Propósito, Plan, Cultura, Colaboración e Incidencia. Ser “All In” significa tener un propósito claro, auténtico e inspirador, explica la razón de ser de la empresa y cómo crea valor para sí misma y para la sociedad. Se trata de tener un plan integral que minimice los impactos sociales, ambientales y económicos negativos y maximice los positivos; que cubra todos los aspectos del negocio y se extienda a la cadena de suministro. Ser “All in” significa tener una cultura sostenible innovadora, empoderadora y comprometida, abierta y transparente, y con un sentido central de la ética y la responsabilidad. Las empresas "All In" tienen la capacidad y la voluntad de colaborar intensamente con una amplia gama de socios empresariales, de la sociedad civil y del sector público, y llevan a cabo actividades de promoción, defendiendo la justicia social y el desarrollo sostenible.

¿Se ha convertido la sostenibilidad es un tema crítico para las empresas?

¡Absolutamente! Cuestiones que alguna vez se consideraron "ligeras", como la diversidad, los derechos humanos, el cambio climático, la seguridad del agua, la salud y el bienestar, ahora son "difíciles" para las empresas: difíciles de ignorar, difíciles de gestionar y muy difíciles para las empresas que se equivocan. Es de esperar que alguien como yo diga esto, pero me parece realmente significativa la forma en que los principales inversores institucionales están prestando gran atención a la sostenibilidad.

He seguido con gran interés la carta anual que publica Larry Fink, el director global de BlackRock, mayor inversor institucional del mundo. Fink concluyó su carta de 2018 con estas palabras: "Las empresas deben preguntarse:

- ¿Qué papel jugamos en la comunidad?

- ¿Cómo gestionamos nuestro impacto en el medio ambiente?

- ¿Estamos trabajando para crear una fuerza laboral diversa?

- ¿Nos estamos adaptando al cambio tecnológico?

- ¿Estamos proporcionando la formación y las oportunidades que nuestros empleados y nuestras empresas necesitarán para adaptarse a un mundo cada vez más automatizado?".

El mensaje de Fink es claro.

¿Están las empresas considerando su propósito como algo clave para su compromiso con la sociedad y los grupos de interés?

All In libro Grayson

Percibo que hay más empresas que se preguntan cuál es su propósito. Durante demasiado tiempo, muchas de ellas han seguido servilmente la teoría equivocada de que su propósito es maximizar el valor para el accionista. Como ha argumentado el economista británico John Kay, eso es como decir que el propósito de vivir es respirar. Ciertamente, las empresas necesitan optimizar los beneficios de sus accionistas a medio y largo plazo, pero para ello tienen que abordar las necesidades de los diferentes grupos de interés, y eso requiere tener un propósito; lo que Chris, Mark y yo definimos como una explicación auténtica e inspiradora de cómo la empresa crea valor para sí misma y para la sociedad.

Larry Fink también dice en su carta anual de 2018 a las empresas en las que invierte:

"La sociedad exige que las empresas, tanto públicas como privadas, tengan un propósito social...".

"Para prosperar en el tiempo la empresa no sólo debe ofrecer un rendimiento financiero, sino también mostrar que realiza una contribución positiva a la sociedad...".

"Las empresas deben beneficiar a todos los grupos de interés, incluyendo a los accionistas, empleados, clientes y las comunidades en las que operan...".

"Sin un sentido de propósito ninguna empresa, ya sea pública o privada, puede alcanzar su pleno potencial. En última instancia, perderá la licencia para operar de los principales grupos de interés...".

Defiende el emprendimiento social como una filosofía de vida y como una fuerza esencial para lograr la Sostenibilidad, pero ¿qué es realmente un emprendedor social y qué requisitos debe cumplir?

El emprendimiento social consiste en un negocio con objetivos primordialmente sociales, cuyos excedentes se reinvierten principalmente para ese fin en la empresa o en la comunidad, en lugar de estar impulsado por la necesidad de maximizar el beneficio de los accionistas y propietarios. Lo distingo de un empresario responsable: alguien que asume la responsabilidad de los impactos sociales, ambientales y económicos de su empresa y busca crear valor a largo plazo para su negocio y para la sociedad, aprovechando las oportunidades y gestionando los riesgos asociados con el desarrollo económico, ambiental y social.

En ambos casos están utilizando la actividad empresarial para promover el desarrollo sostenible. En ambos casos, el empresario social y el responsable ven potencial y oportunidad donde otros no lo ven, y tienen el empuje, la determinación y el talento para movilizar recursos y hacer que las cosas sucedan. Creo que tanto el empresario social como el responsable viven el dictado del gran gurú de la gestión, el difunto Peter Drucker, que declaró poco antes de morir: "Cada asunto social y global de nuestros días es una oportunidad de negocio disfrazada".


¿Cómo se benefician las empresas al tener intraemprededores sociales entre sus empleados?

Dos de los desafíos más comunes que escucho de los líderes empresariales son: ¿Cómo podemos crear más innovación en nuestra organización? y ¿Cómo podemos involucrar a nuestros empleados de manera más efectiva? Los intraemprendedores sociales son empleados que toman la iniciativa para innovar con el fin de hacer frente a los retos sociales y/o medioambientales y, al mismo tiempo, crear valor comercial para su empresa. Los intraemprendedores sociales toman la iniciativa. No se limitan a hacer sugerencias, sino que promueven las innovaciones y las llevan adelante.

Me fascina la forma en que empresas líderes como Unilever están estableciendo Centros de Intraemprendedores, creando Fondos de Desafío, organizando concursos internos y programas de capacitación para ellos. Uno de mis libros anteriores trataba sobre el papel positivo de los intraprendedores sociales, y sobre cómo y por qué las empresas deberían animarlos (‘Social Intrapreneurism and all that Jazz’, con Melody McLaren y Heiko Spitzeck). Hay muchos recursos para intraemprendedores sociales y para empresas sociales, como la Liga de Intrapreneurs, el Círculo de Jóvenes Intraemprendedores y el Laboratorio Intraemprendedor.

En otro blog reciente explico por qué creo que las empresas que van de la mano de la sostenibilidad alentarán a sus intraemprendedores sociales.

¿Cómo podemos poner el talento de una ciudadanía socialmente responsable al servicio de un objetivo global como es el de la sostenibilidad?

Siempre he creído en la máxima de que "es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad". En otras palabras, no te quejes de las cosas que están mal, no te quedes atascado y haz algo para mejorar las cosas. Hay muchas maneras diferentes de hacerlo. Puedes ser un intraemprendedor social, un emprendedor social, un empresario responsable, estar trabajando en una ONG, ser un creador de cambio social, o un ciudadano activo, o un político electo, o un líder de pensamiento o un mentor para agentes de cambio. Muchos de nosotros estaremos en varios de estos diferentes roles durante nuestras vidas. En mi caso, en diferentes etapas de mi vida he sido candidato para los Parlamentos Británico y Europeo, he presidido agencias para el Gobierno Británico, he asesorado a grandes empresas para que sean más sostenibles, he enseñado sostenibilidad corporativa en una escuela de negocios, he sido empresario social, etc. Lo emocionante hoy en día es que hay muchas oportunidades y formas diferentes de promover el desarrollo sostenible.

Soy un gran fan del libro ‘New Power: How It's Changing The 21st Century - And Why You Need To Know’, de Jeremy Heimans y Henry Timms. El mensaje positivo de este libro es que podemos marcar la diferencia, podemos lograr el cambio.

¿Por qué una persona con vocación de intraemprendedor debería asistir a Sustainable Brands Madrid 2018?

Espero que los intraemprendedores españoles y cualquier persona en España que crea que las empresas pueden ser una fuerza positiva para la sostenibilidad, quieran asistir a Sustainable Brands Madrid 2018. Allí encontrarán una excelente selección de ponentes y un formato que anima a los asistentes a interactuar entre sí y con los conferenciantes. Tengo muchas ganas de participar. Mientras tanto, cualquiera que quiera más información sobre mi último libro puede visitar: www.AllInBook.net.

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top