La Unión Europea impulsa una plataforma cuyo objetivo es crear un lugar de encuentro donde los actuales retos sociales consigan soluciones originales y el desafío se transforme en una oportunidad de negocio.
Se buscan emprendedores con ideas innovadoras

Tanto administraciones públicas como empresas privadas y ONG ya han publicado varios retos a través de esta Social Challenges Innovation Platform que fomenta la participación de innovadores sociales, nuevas empresas (startups) y pymes para identificar, financiar, desarrollar conjuntamente y probar soluciones concretas a sus necesidades.

Las soluciones seleccionadas por cada reto recibirán un apoyo de 30.000 euros y la posibilidad de trabajar durante 6 meses de la mano de la organización que ha propuesto el reto para adaptar y prototipar la solución propuesta. 

Hasta el momento hay 27 desafíos y 81 soluciones prácticas por un valor total de 2.430.000 euros. De ellos, tres son españoles. Dos son Madrid: uno de la mano del Ayuntamiento de Madrid relativo a cubiertas sostenibles fórmulas para su comercialización a comunidades de vecinos; y otro con el Instituto de la Administración Pública (INAP) que busca mejorar la diversidad entre los candidatos a formar parte de la administración pública. El tercero es de Málaga, del banco de alimentos Bancosol, que pide ayuda para introducir a los inmigrantes en el mercado laboral andaluz, prepararlos y permitir que se vuelvan parte de la comunidad.

La fecha límite para proponer nuevos retos es el 15 de abrilPosteriormente a esta fecha se publicará una nueva ronda de retos que también estarán disponibles tres meses para presentar propuestas de soluciones.

La Unión Europea se refiere a la innovación social como un movimiento en constante crecimiento de iniciativas de base, reconocido por los responsables de las políticas en diferentes niveles en Europa como una forma importante de abordar los desafíos sociales y ambientales cada vez más complejos que enfrentan las sociedades. "Sin embargo, el potencial de la innovación social para transformar la forma en que respondemos a los desafíos de Europa aún permanece en gran medida sin explotar", explican en la web de la plataforma.

También recuerda que las sociedades de toda Europa se han enfrentado a graves desafíos en la última década, desde una crisis financiera que ha generado inestabilidad económica y volatilidad política hasta un ritmo cada vez mayor de cambio tecnológico que amenaza con perturbar el orden social. La introducción de la tecnología digital con su profundización de las desigualdades existentes es un buen ejemplo de dicha interrupción. "Enfrentar tales desafíos exige nuevas ideas, nuevos enfoques y nuevas perspectivas. Esto ha llevado a la integración de la innovación social como una metodología de resolución de problemas en la última década", señala.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top