Un informe realizado conjuntamente por el grupo de los PRI y la fundación WWF advierte sobre la necesidad de vigilar las cadenas de suministro en las compañías vinculadas con la agricultura y señala que una adecuada gestión de estos riesgos puede ofrecer mucho valor para sus inversores.
Los inversores están muy expuestos a los riesgos del agua

Los Principios para la Inversión Responsable (PRI por sus siglas en inglés), una iniciativa promovida por grandes inversores en colaboración con Naciones Unidas, acaban de presentar, junto con el Fondo Mundial para la Naturaleza (World Wildlife Fund WWF) el informe Growing water risk resilience en el que se pretende dar respuesta a los riesgos relacionados con el agua a los que los inversores institucionales están expuestos no tanto por las empresas en sí en las que invierten sino por todas las que participan en sus cadenas de suministro, especialmente las vinculadas con el sector agrícola, ya que éste es el mayor usuario de agua del mundo.

El informe destaca por qué los inversores deberían involucrar a las empresas y proporciona un marco que incluye cuatro categorías: fomentar el conocimiento del agua, sus impactos y riesgos; promover la acción interna y de la cadena de suministro; fomentar la acción colectiva y, por último, influir en la gobernanza del agua.

Para cada una de ellas, el informe proporciona indicadores que los inversores pueden utilizar para evaluar a las empresas, así como preguntas probadas para alentar a las empresas de alimentos, bebidas y ropa a mitigar estos riesgos. La forma en que los inversores pueden usar los datos de riesgo del agua para informar su análisis fundamental también se explora a través de una serie de estudios de casos. 

Según "El riesgo del agua en la cadena de suministro agrícola puede ser financieramente importante para las empresas que dependen de materias primas de productos agrícolas provenientes de áreas de alto riesgo hídrico. La naturaleza compleja del agua significa que no existe un enfoque único para abordar el riesgo y los impactos del agua".

Para alentar una mayor mejora de la compañía, esta guía recomienda un compromiso de los inversores para alentar a las empresas que aún están rezagadas en estos controles y mejorar la divulgación sobre los riesgos del agua en las cadenas de suministro de la agricultura.

Definiendo estos riesgos

La exposición agrícola al riesgo del agua puede evaluarse a través de diferentes prismas. Los inversores a menudo se refieren a él solo en el contexto de estrés hídrico o escasez. Incluye tres elementos:

  • Riesgo de agua: la posibilidad de que una entidad experimente un desafío relacionado con el agua (por ejemplo, escasez de agua, inundaciones, deterioro de la infraestructura, sequía). 
  • Escasez de agua: la abundancia volumétrica, o la falta de  recursos de agua dulce. La escasez está en función del volumen de consumo de agua humana en relación con el volumen de recursos hídricos en una determinado zona.
  • Estrés hídrico: la capacidad, o la falta de ella, para cumplir tanto con la demanda humana como ecológica de agua dulce. Es un concepto más amplio que escasez de agua, ya que cnsidera varios aspectos físicos relacionados con los recursos hídricos, incluida la disponibilidad, calidad y accesibilidad que a menudo depende de las infraestructuras y la asequibilidad del agua, entre otros factores.

¡Comparte este contenido en redes!

Top