Nuevo informe de Transparencia Internacional que destaca que los ciudadanos de España, Ucrania, Moldavia y Bosnia-Herzegovina son particularmente críticos con la regeneración política que llevan a cabo sus gobiernos. El 28% de los ciudadanos españoles percibe un aumento de la corrupción en el país en los últimos 12 meses, mientras que un 37% piensan que todo sigue igual
El 26% de los europeos piensa que los directivos son altamente corruptos

“Si yo fuese testigo de un acto de corrupción, me sentiría personalmente obligado a denunciarlo”. Es más, un 46% estaría dispuesto en España de estar durante todo un día en un juzgado si hiciese falta para denunciarlo. Se acaba de presentar el Barómetro Global de la Corrupción 2016 (elaborado por Transparencia Internacional). Una herramienta donde se evalúa por parte de los ciudadanos de 42 países de Europa y Asía Central (incluido España) en relación con diversos aspectos y ámbitos de la corrupción, en lo que puede considerase como una cierta Radiografía de la corrupción en cada uno de estos países.

Se recogen a este respecto datos sobre: la magnitud social de lo que se percibe como corrupción, la cantidad de sobornos o pagos ilegales que se realizan, el nivel de denuncia social de la corrupción, así como la actitud de los gobiernos frente a la misma, etc. La macroencuesta realizada a tal efecto cubre un colectivo global de 60.000 personas en dichos 42 países. 

A continuación las conclusiones del estudio:

1. Uno de cada tres encuestados piensa que la corrupción es uno de los grandes problemas existen en su país. En España piensa esto entre un 65 y 67% de los ciudadanos.

2. Más de la mitad de los ciudadanos encuestados piensan que su gobierno no se esfuerza por combatir la corrupción. Cuatro de cada 5 ciudadanos en España, junto a Ucrania y BosniaHerzegovina, piensa que sus gobiernos no realizan suficientes esfuerzos en luchar contra la corrupción (entre el 80 y el 86 %)

3. Los políticos y funcionarios se perciben como los más corruptos. En la generalidad de los países donde se ha llevado a cabo el estudio, los miembros del parlamento y los funcionarios públicos son los que se perciben como altamente corruptos. Además, cerca de la tercera parte de los encuestados piensan que la mayoría o todos de ellos son corruptos.

4. El sector privado no está exento de corrupción. Más de la cuarta parte de ciudadanos de Europa y Asia Central piensan que los directivos de empresa son altamente corruptos (26%).

5. La gran mayoría afirma que las grandes fortunas han influido excesivamente en las decisiones de los gobierno. Entre el 86 y 88% de los ciudadanos españoles y portugueses piensa que las personas con grandes fortunas han influido demasiado en las políticas públicas. 

6. Los sobornos son aún comunes, particularmente en los países de la antigua Unión Soviética. Cerca de la tercera parte de los usuarios de servicios públicos en los países de la Comunidad de Estados Independientes han pagado sobornos. Llega al 50% en Tayikistán.

7. Rebelarse y denunciar es la mejor manera de combatir la corrupción según los ciudadanos. Así piensa un 20-27%, según la región, de la población encuestada.

8. Los ciudadanos tienen importantes dificultades para denunciar la corrupción. Los ciudadanos identifican el miedo a las posibles consecuencias sobre su persona como impedimento para denunciar la corrupción. El 38% de los encuestados afirma que denunciar la corrupción está aceptado socialmente en su país.

9. Albania, Bosnia-Herzegovina, Kazajistán, Lituania, Moldavia, Rusia y Ucrania se perciben como los países con mayores problemas de corrupción. Esos países han sido calificados como muy afectados por la corrupción por sus propios ciudadanos.

Consulta el informe completo aquí 

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top