juandelamota
Asumir la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) como parte de la estrategia de una empresa otorga ventajas competitivas, que se traducen en una mayor productividad al contar con trabajadores más motivados e implicados, reduce costes (energía,consumibles…) e incrementa los beneficios al propiciar una mejor reputación e imagen de marca.
Esta es una de las principales conclusiones de la jornada de RSE organizada por la Asociación Iniciativa+1 y GPEX, que ha reunido en Mérida a más de un centenar de empresarios ydirectivos de la región.

Ante los debates sobre si la RSE supone un gasto añadido o una ventaja, Juan de la Mota, presidentede la Red Española del Pacto Mundial, se mostró contundente: “una empresa puede ignorar la RSE y
centrarse sólo en hacer dinero, pero de este modo corre el riesgo de que se produzcan incidentes relacionados con los derechos humanos, condiciones laborales o impactos medioambientales que
hundirían esta empresa”. Juan de la Mota advirtió de que la RSE “no es filantropía ni buenísimo, debe estar en el núcleo duro de la planificación empresarial”. De la Mota apuntó que la RSE “no está
relacionada con la decisión de cómo gastamos el dinero, eso es filantropía, sino con la decisión sobre cuál es nuestro modelo para crecer"

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top