stakeholders

En los últimos años y con la ayuda de la creciente exigencia por parte de electores, autoridades públicas y consumidores en pro de más y mejor información, se ha dado un paso adelante en materia de transparencia: registros sobre titularidades reales, intercambios automáticos de información financiera, portales de transparencia en el sector público y sin duda, redes y plataformas sociales, son síntomas (también catalizadores) de este progreso.
Ver noticia
Cambiar el capitalismo. Reformarlo, refundarlo, resetearlo… Hay un largo capítulo de buenos propósitos que se han incorporado en los últimos tiempos a la vieja tesis marxista de la lucha de clases y a las teorías revolucionarias del proletariado como agente principal de esa revolución pendiente. Vienen casi todos ellos de las posibilidades que nos ofrece la renovación cultural y conceptual de la empresa en el contexto de sus responsabilidades sociales para con su entorno, en el más amplio sentido. Y son consecuencia también de los graves efectos que la gran recesión económica (2008-2014) ha provocado en la sociedad: crecimiento de la desigualdad, empobrecimiento de las clases medias, devaluación sociolaboral, precarización, etc.
Ver noticia
Hay un aforismo que proclama que el infierno está empedrado de buenas intenciones. Apunta a que las buenas intenciones no son por sí mismas suficientes. Desear algo no lo convierte en realidad. Tampoco basta con señalar qué es necesario para hacer real un deseo; hay que actuar. Pero en muchas ocasiones, la dificultad en acertar sobre CÓMO actuar es mayor que la de establecer QUÉ habría que hacer. Muchos buenos propósitos tienen “déficit de CÓMOs”.
Ver noticia
Un nuevo informe de la firma de servicios profesionales Grant Thornton revela que menos de la mitad de los encuestados recogen de forma activa la opinión de sus stakeholders, una cifra muy por detrás de lo que sucede en países como Estados Unidos, Canadá o Reino Unido, que muestran índices cercanos al 70%.
Ver noticia
Cuando estándartes del business as usual, como Forbes y las empresas más grandes del mundo, muestran signos de cambio, más vale que los navegantes cambien sus velas, porque se acercan vientos distintos.
Ver noticia
El diálogo con los grupos de interés está extendido, pero tiene grandes carencias que imposibilitan que sea realmente efectivo
Ver noticia

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top