evaluación de impacto

Lo que no se mide, no se puede mejorar

Lo que no se mide, no se puede mejorar

Actualmente las organizaciones están sintiendo la presión de sus partes interesadas para medir y comunicar su impacto. Los inversores, clientes, empleados y comunidades están impulsando una ola de enfoque ASG (ambiental, social y de gobernanza) para las empresas, en la que los datos y los resultados son la nueva moneda. El campo de la medición y gestión de impacto está evolucionando rápidamente. No nos podemos quedar atrás.La legislación de la Unión Europea (EU) exige que las empresas divulguen información sobre la forma en que operan y gestionan los desafíos ambientales sociales y de gobernanza, además, esta información debe ser medible, monitoreada y evaluada a lo largo del tiempo.

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies