• Publicar en Linked In
  • Publicar en Google Plus
Miles de personas han participado en las marchas convocadas por toda España con motivo del Día Internacional de la Mujer. Ya no es 8 de marzo, pero la reivindicación y la concienciación debe seguir todos los días del año. El objetivo tiene que ser acabar con la discriminación de género como la violencia machista, la brecha salarial o los estereotipos de género. Éstos siguen teniendo un gran impacto en el ámbito profesional. Las normas sociales y los prejuicios inconscientes contribuyen a que la brecha entre hombres y mujeres, lejos de cerrarse, sea todavía una asignatura pendiente en el entorno laboral
Estereotipos inútiles que limitan el cambio

Los hombres están cada vez más concienciados sobre la importancia de la igualdad de género, pero los estereotipos siguen planteando un problema considerable. Por ejemplo, una abrumadora mayoría de hombres (77%) y más de la mitad de las mujeres (55%) considera que el liderazgo masculino es la mejor opción para los grandes proyectos empresariales. Así lo pone de manifiesto el informe  The Unstereotyped Mindset, encargado por Unilever.

Tal y como asegura Keith Weed, Chief Marketing & Communications Officer de Unilever: “Los estereotipos y las normas sociales tienen un enorme impacto en la igualdad de género a nivel mundial. Ya sea consciente o inconscientemente, todos estamos sujetos a los prejuicios en nuestra forma de pensar. Estos efectos perjudican a un 60% de las mujeres y a un 49% de los hombres, que opinan que los estereotipos afectan sus carreras profesionales, su vida personal, o ambos aspectos”.

Hablar sobre la discriminación en el entorno laboral y los comportamientos inapropiados es importante para ganar esta lucha. Una gran mayoría de las mujeres encuestadas (67%) admiten que han padecido comportamientos inapropiados en algún momento. Más de la mitad (55%) de los hombres y el 64% de las mujeres creen que los hombres no intervienen lo suficiente cuando son testigos de este tipo de comportamientos.

Por otro lado, casi la mitad de las mujeres ve la desigualdad en el reparto de tareas domésticas y el cuidado de los hijos como una barrera más en la lucha por alcanzar la igualdad en el lugar de trabajo.

El CEO de Unilever, Paul Polman, comparte su visión para abortar estas cuestiones y pide a otros líderes que hagan lo mismo. “Empoderar a las mujeres y a las niñas nos brinda una gran oportunidad para alcanzar el desarrollo humano y el progreso económico y, además, es crucial para el negocio”, afirma Polman. “Según las conclusiones alcanzadas en el World Economic Forum 2017, posiblemente serán necesarios 170 años más antes de alcanzar la igualdad económica entre hombres y mujeres. Estas cifras no son buenas. Debemos liderar el cambio en la lucha contra los estereotipos inútiles que persiguen a las mujeres, y también a los hombres”.

La investigación muestra el importante rol que tiene la publicidad para alcanzar este progreso. Casi tres de cada cuatro encuestados (70%) creen que el mundo sería un lugar mejor si los niños no fueran expuestos a los estereotipos de género en los medios de comunicación y en el márketing. El documento revela que los estereotipos obsoletos y las normas sociales siguen limitando el cambio positivo.

Con este propósito, Unilever ha lanzado el proyecto #Unstereotype, que implica sus más de 400 marcas, para avanzar en una publicidad responsable fuera de los estereotipos de género y que actúe como una plataforma que represente progresivamente a ambos géneros de forma positiva. “Estamos en el camino para alcanzar la mentalidad Unstereotyped dentro y fuera de nuestra compañía. Pero no podemos hacerlo solos. Pedimos un esfuerzo a las personas, los gobiernos y las empresas, pequeñas y grandes, para desafiar los estereotipos que alimentan la desigualdad y detienen el progreso”.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Si te ha gustado, ¡compártelo!

  • Publicar en Linked In
  • Publicar en Google Plus

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top