Cuando a menudo oimos hablar de medidas de conciliación, es habitual que se esté refiriendo sólo a medidas de flexibilidad laboral, y en especial de flexibilidad horaria (aunque también de teletrabajo, permisos, etc.). Otra percepción limitada estriba también en que la conciliación es algo dirigido sólo a mujeres. Pero la conciliación es uno de los aspectos de la responsabilidad social interna más extensos y que más ventajas pueden aportar a la empresa, y que no siempre parten de iniciativas exclusivamente internas.

 

La necesaria colaboración con entidades del entorno para una efectiva conciliación, el trabajo en red, es lo que de verdad explota al máximo las ventajas de la conciliación. Este trabajo en red con el exterior es lo que podemos llamar conciliación 2.0.

 

Los riesgos psicosociales empiezan a ser tratados como una de las principales patologías laborales, con impacto sobre el absentismo, el estrés o la rotación de personal, lo que redunda para la empresa en menor productividad y calidad de servicio.

 

Con el objetivo de mejorar beneficios, a través de una mejora de ratios de personal, de negocio, clima laboral y diferenciación competitiva en el mercado, aparecen los servicios a las personas que, prestados por entidades externas a la empresa, ésta puede contratar para ofrecerlos al personal.

 

Entre otros servicios nos podemos encontrar con los siguientes:

•Servicio médico:
–Salud y bienestar (teléfono orientación, salud dental gratuita, etc.)
–Asistencia psicológica (teléfono gratuito, descuentos, etc.)
–Asistencia por riesgos psicolaborales (mobbing, bullying, burnout, acoso vertical ascendente, violencia de género, etc.)
•Asesoramiento profesional y mentoring:
–Asistencia jurídico-legal
•Familia:
–Asistencia hogar (teléfono emergencias, arreglos y mantenimiento, recogida vehículo, etc.)
–Ayuda a domicilio (bonos para asistencia a familiares, asesoramiento cuestiones familiares, búsqueda personas asistentas, mascotas, etc.)
–Ocio y tiempo libre (asesoramiento y orientación gratuita, cultura, vacaciones, etc.)

 

Todo ello aporta una menor necesidad de disponer de permisos, reduce el absentismo, aumenta la productividad, facilita el acceso a información de otro modo difícil de encontrar por parte de las personas y termina aportando ventajas a las empresas.

 

Es así como servicios como servicios prestados por Alares o Vàlua ayudan a un mejor equilibrio entre la vida profesional y la personal y familiar. Normalmente funciona con cheques de servicio, que se ponen a disposición de las personas para sus necesidades.

 

Es así como pasamos de una conciliación 1.0 basada en ventajas proporcionadas de forma interna en la empresa a otra 2.0 basada en servicios prestados en colaboración con entidades externas.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top