Estimado Manuel, Podemos no saber de qué manera construir un índice serio de empresas no sostenibles o de prácticas censurables pero abandonar antes de intentarlo nos convierte en estatuas, esperando que las cosas cambien a nuestro alrededor. Defiendo la postura de Ramón Jáuregui que por ser sincera es valiente, ya que hoy en día hay pocas personas que se atrevan a hablar claro.

 

Nadie tiene la solución a una necesidad tan compleja como la de determinar el nivel de responsabilidad social de una organización, pero cada cual puede contribuir a avanzar en ello con su conocimiento y experiencia. Posiciones del tipo ¿de dónde vamos a sacar información fidedigna? o ¿en orden a qué, planteado por quién, contrastando donde, organizado cómo? dando por respuesta que nada de esto es posible por qué la responsabilidad social es voluntaria, nos llevan a un callejón sin salida.

 

El paternalismo no proviene de la denuncias y voluntades de mejora de nuestra organización social sino del "vamos a continuar como hasta ahora por qué no podemos hacer nada".

 

 

Yo, por mi parte, que me dedico a la investigación sobre la responsabilidad social de las organizaciones, he realizado una aproximación a los Indicadores de RS, de momento solamente para el ámbito del trabajo, y los resultados que he obtenido me animan a continuar. Espero poder publicarlos pronto y quien quiera colaborar en la investigación solamente tiene que mandarme un correo electrónico a mllobet5@xtec.cat.

¡Venga, vamos a trabajar en ello!

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top