Publicado el
Aguinaldos sostenibles

He leído recientemente que la ciudad de Vigo tiene este año un presupuesto de 2.300.000 € para alumbrado navideño.  Eso se plasma en 11,5 millones de luces led, o, lo que es lo mismo, unas 39 bombillas per cápita.

¿Está el ayuntamiento seguro de que todos sus ciudadanos están dispuestos a pagar para que les adjudiquen 39 bombillas?

En la Agenda 21 del Ayuntamiento de Vigo se puede leer lo siguiente:  Ciudad sostenible es... “Nosotros, ciudades, comprendimos que el concepto de Desarrollo Sostenible nos ayuda a adoptar un modo de vida basado en el capital de la Naturaleza. Nos esforzamos para alcanzar una justicia social, economías sostenibles y sostenibilidad ambiental…”  No he sabido encontrar ningún párrafo que haga mención a la corresponsabilidad de la ciudad en lo tocante a la salud del planeta.

Sé que muchos vigueses se opondrían al alumbrado festivo si pudieran, porque afortunadamente aún quedan personas comprometidas con el medio ambiente y predispuestas a poner de su parte para luchar contra la terrible crisis climática que nos está llevando al precipicio.

En otras palabras, el ayuntamiento de Vigo está perdiendo una preciosa oportunidad de ahorrar dinero, preservar el medio ambiente y concienciar a la ciudadanía para ir transitando hacia un nuevo modelo social que evite el despilfarro y propicie en lo posible el decrecimiento.

¿Y qué relación tiene todo ello con el aguinaldo?

Aguinaldo es el regalo que se da en Navidad o en la fiesta de Epifanía.  Aunque es un concepto genérico, en el mundo de las empresas está bastante extendida la costumbre de ofrecérselo a los empleados en dichas fiestas en forma de turrones, manjares típicos de la época, entradas de espectáculos, etc.

Y como ya sabemos que las empresas tienen una enorme capacidad de “polinizar” a la sociedad a través de los comportamientos de sus empleados, se podría aprovechar esta oportunidad para abundar en la idea de crisis climática – decrecimiento, ofreciendo a los empleados la ocasión de pronunciarse al respecto.

Estaríamos hablando, pues, de una encuesta previa a todos los destinatarios del aguinaldo para conocer qué apreciarían más, con el plus de una explicación de la repercusión en el medio ambiente para poner de relieve la corresponsabilidad de cada uno de los ciudadanos en la materia.

Si esta encuesta alude también a las políticas corporativas en materia de RSC, Medioambiente, etc., se estaría trabajando en la mentalización de la plantilla de una forma nueva, sugerente, económica y provechosa: empleados más comprometidos con la empresa y con la naturaleza, que son objetivos cuya consecución exige esfuerzo, dedicación y presupuesto a los líderes de la entidad. 

¿Qué tal si aplicáramos la idea del aguinaldo sostenible?

En este artículo se habla de:
OpiniónnavidadMedio Ambiente limpio

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies