En estos días se pone de manifiesto la importancia de que España y la Unión Europa vayan hacia la independencia energética. Una solución a largo plazo estaría en las energías renovables y el hidrógeno verde, por lo que es importante multiplicar los esfuerzos para potenciar su desarrollo cuanto antes, aunque se avanza a buen ritmo y con paso firme. De hecho, en el 2021 de toda la electricidad producida en España el 46,7% fue de tecnologías renovables, mejorando todas las marcas anteriores y con un aumento cercano al 37%. Pero una nota curiosa el paso de la borrasca Celia por la península ibérica trajo una concentración excepcional alta de polvo del Sáhara, la calima. Esta dejó a cero la producción solar en España, por la cantidad de tierra que arrojó, cubriendo los paneles solares de medio país.
La tormenta “Celia” acelera la eficiencia de las plantas solares

Con respecto a la energía termo solar según el operador del sistema Red Eléctrica, no produjo ni un MWh durante todo el día ya que la cantidad de partículas en el aire no dejaron pasar la radiación solar y en relación con la fotovoltaica la generación cayó en dos tercios.

Tras el paso de Celia, se tendrán que adelantar las labores de limpieza de las plantas solares, para volver a recuperar su funcionabilidad. Actualmente la limpieza de los paneles solares se realiza con agua, consumiéndose en todo el mundo a tal efecto 37 mil millones de litros de agua al año, una cantidad tal con la que abastecer de agua potable a hasta 2 millones de personas.

Limpiarlos sin agua supone mucho mano de obra y se suele ocasionar arañazos en las superficies que reducen su eficiencia. Un equipo de ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts ha desarrollado un método para limpiarlos sin agua, a través de la repulsión electrostática, para lo que se emplea un simple electrodo que pasa justo por encima del panel solar, impartiendo una carga eléctrica a las partículas de polvo, contraria a la carga del propio panel, desprendiéndolas. Medidas para mejorar la eficiencia de las plantas solares, donde se espera que para el año 2030 suponga el 10% de la generación mundial de energía y que es probable que gran parte se sitúe en zonas desérticas.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top