diario_responsable | corrupciónViene de Co-romper, romper con otros. (Echar a perder, podrir, romper entre dos o más personas) hacer algo que esta fuera de la ley consensuada por todos para sacar un beneficio propio.

 

Cuando se presenta un caso de corrupción siempre es co-gestado entre varios, siempre en un caso de corrupción algunos "Seres" se encuentran haciendo algo desde sus egos y no desde el corazón.

La corrupción no es atributo de clase social ni exclusiva de los ámbitos de gestión de mucho dinero, también se producen casos de corrupción incluso dentro de una familia.

Se da el encuentro entre ellos y su energía confluye para que actúen desde sus propios intereses o quizás abusen de una situación de mayor poder o jerarquía que otros  le abren o permiten.

Cuando un hecho de corrupción sale a la luz, por lo general se juzga solo a los malos de la película, pero en un hecho de corrupción visto en su totalidad está compuesto del bien y del mal. Hay siempre bien intencionados que por su baja vibración, su propia inseguridad, sus miedos permiten que actúen libremente a otros Seres desde su ego, desde sus intereses personales sin interesarle o mejor dicho sin tomar conciencia de los efectos de sus actos en el Todo.

Es así, que si bien la transparencia es una herramienta actual para combatirla o disminuir actos de corrupción. Sin embargo es la toma de conciencia de saber quiénes son todos los que se ven involucrados en una cadena de actos o acciones que implican un hecho de corrupción y de que entre todos lo concretan, los que son parte directa, los ideólogos, los que permiten fisurar el sistema, quienes observan y no transparentan, los que de algún modo apoyan, los que pasivamente o temerosamente observan… los malos y los buenos. Todos son responsables de los efectos de un caso de corrupción en la sociedad.

Confluyen o sintonizan las energías de dos o más Seres que buscan su propio bien desde el Ego, es solo eso. Es una conjunción de energías, también confluye la de quienes observan y no actúan o la de quienes colaboran sintiéndose que no son parte. Es común que alguien colabore o disimule porque necesita de un supuesto corrupto en su grupo para poder sobresalir y destacarse desde su Ego mostrando que él no lo es.  Por ello en un caso de corrupción todos los involucrados están actuando desde sus egos y no desde el corazón.

No hay Corruptos y No corruptos. El ponerse en lugar de víctima señalando a los supuestos corruptos lo único que ocasiona es más corrupción. Hay una parte activa y una parte pasiva de la misma corrupción.

Señalar desde fuera no sirve, pero siempre cuando uno se siente parte hay  una oportunidad de crecimiento y de darse cuenta. Decir desde el corazón: “Soy parte de esto, vi esto o aquello y por el bien de los involucrados simplemente lo transparento, lo exhibo. Transparento desde el amor a mí, al  supuesto corrupto, desde el amor a quienes sufren los efectos del acto y no desde la condena”. Transparentar al grupo y decir; tenemos estas reglas, estas leyes y no las estamos cumpliendo porque se están haciendo estas determinadas cuestiones…, yo estoy permitiendo que esto se haga y transparento lo que yo permito que se haga. Por el bien de todos los involucrados es que propongo el debate ¿qué debemos hacer? ¿Cambiar las reglas? ¿Cambiar nuestras actitudes? ¿Modificar nuestros controles? ¿Transparentar de otro modo nuestros actos? Muestro, expongo esto que me parece corrupto, podrido y debemos desechar, liberarlo de nosotros para nuestro mayor bien.

Solo la apertura de conciencia, el reconocerse en los otros y el actuar desde el amor irá haciendo diluir este flagelo.

El sentirse parte de la corrupción, sentirse la parte buena o más bien pasiva de la corrupción, hacerse cargo de esta parte e intentar desvanecerse, diluirse o mezclarse con la parte activa de la corrupción y comenzar a actuar es lo que puede ayudar a la toma de conciencia de que todos somos parte. La transparencia es de pronto una gran ayuda, claro… transparentar la corrupción en la totalidad, con los malos y los buenos implicados.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top