planes_gobierno_rse“Tenemos que diseñar un marco estable de trabajo que siente las bases de lo que se puede y no se puede hacer en materia de RSE, una metodología que permita recoger las expectativas de todos los grupos de interés”. Estas palabras pronunciadas por el Director General de la RSE, Miguel Ángel García Martín, en el acto de presentación del Informe sobre Planes Nacionales de RSE de Gobiernos europeos, presentado por FORETICA en la sede de la Fundación ONCE de Madrid, son más que preocupantes.

Para empezar denuncio ese lenguaje burocrático (“langue de bois”, dicen los franceses) con el que se expresan algunos altos funcionarios, que, más allá de la retórica que esconde, trata de eludir cualquier compromiso. Veamos: “Diseñar un marco estable de trabajo” ¿No creen ustedes que cuando se “diseña” un “marco de trabajo”, en el fondo no se hace nada?. Sigamos. Ese supuesto diseño de marco tiene que “sentar las bases”. ¿Qué es “sentar las bases”? ¿Acaso se trata de una Norma Legal, de un Plan de acciones, de unas propuestas concretas? No, en absoluto. Se trata de un diseño de marco de bases. ¿Sabe alguien qué es eso? Para colmo, al final de la frase nos dice que ese diseño de marco de bases es para saber “lo que se puede y no se puede hacer en materia de RSE”. Pero, ¿es que no lo sabemos ya? Por favor, llevamos más de diez años desarrollando la RSE en España, en Europa y, en todo el mundo, para que nos vengan ahora a preguntar qué se puede hacer y qué no, en la RSE. Verdaderamente, es ofensivo.

Para acabar, el Director General quiere “una metodología que permita recoger las expectativas de todos los grupos de interés” ¿Ahora quiere saber qué quieren los grupos de interés que aplican la RSE? Pero si los grupos de interés ¡¡ llevan cuatro años reuniéndose en el Consejo Estatal de la RSE!! ¡Si él es el primero que debía conocer las conclusiones de un Consejo que él preside!

Lo que verdaderamente tenía que habernos dicho el Director General, es, qué piensa del Consejo Estatal. Qué intenciones y planes tiene sobre él. Cómo lo piensa reactivar. Cómo va a superar la atonía con que algunos grupos de interés y algunos representantes se han tomado la vida del Consejo.

Lo que le toca hacer al Director General es reunirlo y ofrecerles un Plan de Trabajo, decirles qué piensa este gobierno de la RSE y cuáles son sus planes.

Lo que le toca al Director General es desbloquear el Consejo y hacer gestiones con la CEOE para que no lo paralice… Eso y mucho más, es lo que le toca hacer y lo que esperamos de él.

Podemos comprender que este asunto no preocupe en un Ministerio enfangado en una Reforma Laboral tan dura como inútil. Pero lo que no nos merecemos, las miles de personas y organizaciones que trabajamos por una cultura responsable y sostenible de las empresas, es que el Director General de la materia, muestre tanta ignorancia o tanto desprecio por una cuestión tan importante.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top