Toda generalización es peligrosa. Desde hace un par de siglos la población italiana ha emigrado a todo el mundo, en especial Estados Unidos y Latinoamérica. Una pequeña parte de dicha emigración se ha dedicado a crear mafias y entornos extorsivos. En parte de Italia manda la mafia. El propio Berlusconi tiene más perfil mafioso que otra cosa.

Ahora el mal llamado "Il Cavaliere" (pues poco tiene de caballero) declara toda la inmigración ilegal delincuente. Me pregunto si no es tan legítimo llamar delincuente a toda la inmigración ilegal a Italia como llamar delincuente a toda persona italiana. No veo motivos que diferencien ambos hechos.

Y con todo ello no digo que no haya que establecer mecanismos para evitar y controlar la inmigración ilegal, pero no es ésta la forma de hacerlo. Quizás si se dieran menos motivos para migrar a los países de donde procede dicha inmigración a Italia no habría necesidad de declararla "delincuente".

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top