“En este su último libro Juanjo Almagro nos dice, en voz baja, de manera aparentemente impersonal, todo aquello que uno hubiera querido saber pero nunca se atrevió a preguntar –como diría Woody Allen—cuando llegó a una compañía o, cuando después de un buen tiempo, le atacó el virus de la turbación tras una promoción no lograda, un periodo de desmotivación, la espera que uno siempre cree excesiva o vaya usted a saber por qué. Pues bien, en esos momentos es cuando hay que tener cerca El penúltimo escalón, por eso decía que el “genero Almagro” está tan cerca del management sesudo y ortodoxo como de la autoayuda”. Justo Villafañe

Diario Responsable "¿Qué desconocida razón, qué afán misterioso nos impulsa a subir los escalones o a permanecer inmóviles? No lo sé, pero el interés por acercarme a ese conocimiento me ha llevado a la reflexión y, en definitiva, a este libro. Seguramente, y como casi siempre, la respuesta está en el interior del ser humano, algo que, con la ayuda de los filósofos, las personas tratamos de descubrir desde hace miles de años.

 

Con este ensayo se cierra un conjunto de tres obras (El reloj de arena, Érase una vez… Jefes, jefazos y jefecillos, y El penúltimo escalón) que constituyen una trilogía y, por tanto, una unidad. Escritas entre 2003 y 2008, todas tienen como protagonista, desde la reflexión sincera, a la empresa y a las personas que en esa moderna institución laboran.

 

Los tres ensayos -ese es su propósito- encierran en sus páginas una profunda fe en los valores y en el papel central que el hombre debe jugar en las instituciones. Son textos al servicio de unas ideas, y quieren ser prácticos. No he querido filosofar desde las alturas porque, como escribió Aristóteles, el mejor tratado de moral es siempre un tratado práctico. Mi propósito, porque de eso se trata, es desentrañar el papel (y el misterio) de la persona en la moderna organización llamada empresa."

Juan José Almagro

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top