Publicado el
El último informe recientemente publicado por Oxfam Intermón advierte que las grandes empresas españolas aún no demuestran un compromiso sólido con la responsabilidad fiscal. La ONG analiza desde el 2015 las 24 de las 35 empresas del IBEX 35, que son las que han seguido formando parte de este índice bursátil desde ese año, para verificar si el compromiso de estas empresas con un enfoque de responsabilidad fiscal resulta genuino. En la edición de este año 2023, los expertos concluyen que, pese a la preocupación ciudadana sobre la contribución fiscal, las compañías han dado respuestas poco transparentes y claramente insuficientes.
Responsabilidad fiscal, la asignatura pendiente de las empresas del IBEX-35

Las grandes empresas españolas reprueban en materia de responsabilidad fiscal que garantice que pagan los impuestos que les corresponde donde les corresponde. Así lo afirma el último informe de Oxfam Intermón donde se analizan las medidas que las 24 empresas incluidas en el IBEX 35 en la última década han implementado en materia fiscal. Al parecer las empresas responsables son menos de las que creemos.

La responsabilidad fiscal de las empresas se refiere a la obligación de cumplir con las leyes y regulaciones tributarias y pagar los impuestos correspondientes. Las compañías tienen la responsabilidad de calcular correctamente sus impuestos, presentar declaraciones fiscales precisas y pagar los impuestos adeudados en tiempo y forma. La responsabilidad fiscal también implica evitar prácticas fiscales abusivas o fraudulentas, como evasión fiscal o el uso de paraísos fiscales para eludir el pago de impuestos. Las empresas deben cumplir con las leyes fiscales de cada país en el que operan y contribuir de manera justa al sostenimiento de las finanzas públicas.

La investigación llevada a cabo por Oxfam explica que la salida de la crisis económica de 2008 propició que se pusiese el foco en la grave desafección de muchas grandes empresas con una contribución tributaria justa y responsable. La evidencia apuntaba a que el marco normativo bajo el que el sistema fiscal global se regía había quedado obsoleto. En este escenario, las grandes empresas se habían aprovechado de este sistema para eludir el pago de impuestos, en muchos casos utilizando guaridas fiscales, y resultaba imprescindible reformarlo. De esa forma, conseguían reducir su factura fiscal tan sólo a un 5% de impuestos sobre su beneficio, muy lejos del 23% que el tipo medio legal que deberían pagar. Desde entonces, una buena parte del debate público y político se ha centrado en tratar de acometer este problema.

La publicación denuncia que el número de empresas que está llevando a cabo algún grado de avance son una clara minoría, y en una gran mayoría de casos éstos son parciales y no llegan a integrar un marco efectivo de responsabilidad fiscal. En "Asignatura pendiente. Los escasos avances en responsabilidad fiscal de las grandes empresas" se analizan los avances desde el 2015 de 24 de las 35 empresas del IBEX 35, que son las que han seguido formando parte de este índice bursátil desde ese año y que desde la organización han hecho seguimiento con carácter anual.

Una de las principales conclusiones que se desprende de la investigación es que la mayoría de las empresas indagadas se ciñen a lo que la ley les exige sin abordar una visión más amplia que se comprometa con una contribución fiscal que vele por un desarrollo social y justo. Concretamente, se observa que para el 75% de las empresas analizadas, el elemento esencial de su estrategia fiscal consiste meramente en cumplir con la ley, y tan sólo cuatro empresas, -Iberdrola, Naturgy, Repsol y Telefónica-, tiene definida una estrategia fiscal desarrollada, basada en una serie de principios y con un marco de gobernanza que vela por su implementación efectiva.

Por otra parte, el estudio indaga en las siguientes dimensiones:

  • Transparencia fiscal: Sobre este punto, se observa que tan sólo tres empresas, - Bankinter, Iberdrola y Repsol-, publican un reporte fiscal completo, que permite conocer sus prácticas fiscales en todos los países en los que operan, y en formato comparable. Otras tres - Banco Santander, Enagás y Ferrovial- también aportan un reporte completo, aunque en un formato no estandarizado que impide comparar datos. El resto de empresas, un 75% del total de las analizadas, aporta una información fiscal por país insuficiente de cara a una rendición de cuentas efectiva sobre prácticas fiscales.
  • Mapa de empresas: Se trata de otro elemento fundamental para la transparencia de las empresas. Una información necesaria para comprender la estructura organizativa del grupo empresarial y entender cómo se canalizan los flujos monetarios y de pago de impuestos. En este aspecto tan solo dos compañías, -Repsol e Indra-, publican dicho mapa con la información necesaria para hacer la trazabilidad de las operaciones del grupo empresarial.
  • Presencia en guaridas fiscales: si bien desde hace varios años las empresas están reduciendo el número de filiales que mantienen en estos territorios, aún lo hacen a un ritmo muy lento. En 2021 mantenían 681 filiales en guaridas fiscales, un 1% menos que el año anterior, y a ese ritmo aún tardarían 97 años en eliminar totalmente su presencia en estos territorios.

Análisis legislativo

En el último tiempo se han lanzado iniciativas para tratar de reformar el sistema fiscal global y tratar de que las grandes empresas tributen lo que deben donde les corresponde. El informe sostiene que el mayor proyecto ha sido el proceso BEPS (Erosión de Bases Imponibles y Desvío de Beneficios, por sus siglas en inglés) de la OCDE que aún sigue en marcha, así como otras medidas legislativas a nivel europeo y nacional. Sin embargo, lo cierto es que estos desarrollos normativos pecan de falta de ambición y resultan insuficientes para establecer un marco legal exigente para la fiscalidad de las grandes empresas.

Así, los expertos advierten que, si bien en 2012 tan sólo el 57% de la población española tenía una actitud positiva frente a los impuestos, hoy en día esa proporción ha llegado al 75%. Al mismo tiempo, el 80% de la población española considera nada tolerable que una gran empresa eluda o evite pagar impuestos, aunque el 72% considera que las grandes empresas cometen fraude fiscal de forma generalizada.

En este escenario, la investigación plantea que resulta imprescindible para una tributación empresarial justa y responsable, que el marco legal sea sólido, coherente y minimice las fisuras que posibilitan los comportamientos irresponsables y las pérdidas fiscales producidas por la evasión y la elusión fiscal. Por ello Oxfam Intermón insta al Gobierno a abordar una reforma del Impuesto de Sociedades que garantice que las grandes empresas paguen un tipo efectivo sobre sus beneficios empresariales que se acerque al tipo nominal, así como limitar la activación de créditos fiscales, modificar la norma anti-deslocalización para incluir el concepto de “jurisdicciones no cooperativas” y hacer obligatorio para todas las empresas cotizadas el informe país por país con desglose geográfico completo de carácter público. Además, debe revisar el listado de guaridas fiscales e impulsar la promoción de zonas libres de guaridas fiscales. Entre otras medidas, como reforzar el impuesto a los beneficios extraordinarios. 

El informe concluye con una serie recomendaciones para el próximo Gobierno partiendo de la premisa acerca de que debe abordar una reforma del Impuesto de Sociedades que, al menos, incluya las siguientes medidas:

  1. Implementar un tipo mínimo efectivo que sea más ambicioso y justo.
  2. Revisar los incentivos y deducciones fiscales del Impuesto de Sociedades.
  3. Limitar la activación de créditos fiscales.
  4. Modificar la norma anti-deslocalización para incluir el concepto de “jurisdicciones no cooperativas”.
  5. Revisar el listado de guaridas fiscales o “jurisdicciones no cooperativas”.
  6. Hacer obligatorio para todas las empresas cotizadas el informe país por país con desglose geográfico completo de carácter público.
  7. Puesta en marcha del Registro de “beneficiarios finales”.
  8. Endurecer la legislación sobre sociedades pantalla.
  9. Impulsar la promoción de “Zonas Libres de Guaridas Fiscales”.
  10. Reforzar el impuesto a los beneficios extraordinarios.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies