Hágase la luz
Josh Boot

La luz es indispensable para la vida. Esta desempeña un papel fundamental en el desarrollo humano. Está presente en el nivel más fundamental, a través de la fotosíntesis, la luz está en el origen de la vida misma. Además, el estudio de la luz ha dado lugar a prometedoras fuentes de energía alternativas, avances médicos que salvan vidas en tecnología de diagnóstico y tratamientos, Internet y muchos otros descubrimientos que han revolucionado la sociedad y conformado nuestra comprensión del universo. Estas tecnologías se desarrollaron a lo largo de siglos de investigación fundamental sobre las propiedades de la luz, empezando por la obra fundamental de Ibn Al-Haytham, Kitab al-Manazir (Libro de Óptica), publicado en 1015, e incluyendo el trabajo de Einstein a principios del siglo XX, que cambió nuestra forma de pensar sobre el tiempo y la luz.

Hoy, 16 de mayo, se celebra el Día Internacional de la Luz y es un buen momento para reflexionar sobre su importancia y la urgente necesidad de desarrollar fuentes de energía renovable y más amigables con el planeta. Esta fecha fue proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 14 de diciembre de 2017, con el objetivo de crear conciencia sobre la importancia de la luz y las tecnologías basadas en la luz en la vida de las personas y el desarrollo sostenible.

Este día busca resaltar los avances en áreas como la ciencia, la educación, la medicina, la comunicación y la energía que han sido posibles gracias a la luz y las tecnologías ópticas. Además, pretende promover el acceso a la luz y la iluminación en todo el mundo, especialmente en las comunidades de países con economías más vulnerables y que, aunque parezca impensado hoy, en pleno siglo XXI carecen de luz eléctrica.

Los expertos explican que la luz desempeña un papel fundamental en nuestra vida cotidiana. No solo nos permite ver y percibir el mundo que nos rodea, sino que también tiene aplicaciones en campos tan diversos como la medicina, la astronomía, la energía renovable, las comunicaciones y la tecnología de la información, la cultura y el arte, la educación y el desarrollo sostenible, entre otros. La celebración permitirá a muchos sectores diferentes de la sociedad de todo el mundo participar en actividades que demuestren cómo la ciencia, la tecnología, el arte y la cultura pueden contribuir a alcanzar los objetivos de la UNESCO: sentar las bases de sociedades pacíficas.

En medio de una crisis climática como la actual, el Día Internacional de la Luz es una buena oportunidad para reflexionar sobre la necesidad de avanzar en el uso de fuentes de energía renovable que se pueden utilizar para generar luz de manera sostenible. A continuación, se presentan algunas de las principales fuentes de energía renovable utilizadas para la iluminación:

1.Energía solar: La energía solar es una de las fuentes renovables más populares y ampliamente utilizadas para generar electricidad y luz. Se basa en la captación de la radiación solar a través de paneles solares fotovoltaicos, que convierten la luz solar en electricidad. Esta electricidad puede alimentar luces LED eficientes y de bajo consumo, proporcionando iluminación tanto en interiores como en exteriores.

2.Energía eólica: La energía eólica utiliza la fuerza del viento para generar electricidad. Los aerogeneradores o turbinas eólicas transforman la energía cinética del viento en energía mecánica, que luego se convierte en electricidad. Esta electricidad puede utilizarse para alimentar sistemas de iluminación, tanto en áreas urbanas como rurales.

3.Energía hidroeléctrica: La energía hidroeléctrica aprovecha la energía cinética y potencial del agua en movimiento, como en ríos y presas, para generar electricidad. Mediante turbinas hidroeléctricas, el agua en movimiento impulsa un generador que produce electricidad. Esta electricidad puede usarse para alimentar luces y sistemas de iluminación.

4.Biomasa: La biomasa es una fuente de energía renovable derivada de materia orgánica, como residuos agrícolas, residuos forestales, residuos de alimentos y cultivos energéticos. Esta materia orgánica se puede utilizar para generar electricidad y calor, que a su vez puede usarse para iluminación a través de sistemas de generación eléctrica.

5.Energía geotérmica: La energía geotérmica aprovecha el calor almacenado en el interior de la Tierra para generar electricidad y calor. Se basa en la extracción del calor geotérmico a través de pozos geotérmicos, y este calor se utiliza para alimentar turbinas que generan electricidad. La electricidad generada puede utilizarse para alimentar sistemas de iluminación.

Estas son solo algunas de las fuentes de energía renovable que se utilizan para generar luz. Afortunadamente, en España tenemos un amplio desarrollo en muchas de ellos. Cada una de las cuales tiene sus propias características y aplicaciones específicas, y su elección depende de factores como la ubicación geográfica, el recurso disponible y los requisitos energéticos. No importa por cual se opte, lo importante es que sea medioambientalmente sostenible.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top