Publicado el
Se trata de un objetivo vinculante para 2030 en todos los países de la Unión Europea. Esta nueva ley eleva el objetivo para los sumideros de carbono en el sector de uso de la tierra y la silvicultura, para reducir las emisiones en la UE en 2030 hasta en un 57 % respecto a 1990.
Nuevo objetivo climático en Europa: aumentar 15 % los sumideros de carbono

El Parlamento ha aprobado con 479 votos a favor, 97 en contra y 43 abstenciones la revisión del Reglamento sobre el uso de la tierra, el cambio de uso de la tierra y la silvicultura (UTCUTS). El objetivo de esta nueva ley es potenciar los sumideros de carbono naturales para convertir a la UE en el primer continente climáticamente neutro de aquí a 2050 y mejorar la biodiversidad de acuerdo con el Pacto Verde Europeo.

Los sumideros de carbono son importantes herramientas para combatir el cambio climático al reducir la cantidad de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera. Un sumidero de carbono es cualquier elemento que absorba CO2 de la atmósfera y lo almacene en una forma segura y estable. Estos pueden ser naturales o artificiales. Los sumideros naturales incluyen bosques, océanos, pastos y otros ecosistemas terrestres y acuáticos que absorben CO2 a través de la fotosíntesis. Los sumideros artificiales incluyen tecnologías como la captura y almacenamiento de carbono (CCS) y la agricultura de carbono.

Los expertos afirman que la captura y almacenamiento de carbono implica capturar el CO2 emitido por las fuentes de energía fósil y almacenarlo en un lugar seguro, como en formaciones geológicas subterráneas. La agricultura de carbono implica la práctica de la agricultura y la silvicultura de una manera que aumenta la absorción de CO2 y la retención de carbono en los suelos y las plantas.

En el contexto actual de crisis climática, los sumideros de carbono pueden desempeñar un papel importante en la mitigación del cambio climático al reducir la cantidad de CO2 en la atmósfera. Sin embargo, no deben considerarse una solución a largo plazo para el cambio climático. La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero sigue siendo la forma más efectiva de abordar el cambio climático. Además, es importante mencionar que algunos sumideros de carbono pueden tener impactos negativos en la biodiversidad y los ecosistemas locales. Por ejemplo, la creación de grandes plantaciones forestales para absorber CO2 puede resultar en la pérdida de hábitats naturales y la disminución de la diversidad biológica.

Con la nueva ley, las y los eurodiputados se ha fijado como objetivo que la absorción neta de gases de efecto invernadero en el sector UTCUTS alcance 310 millones de toneladas equivalentes de CO2 en 2030. Esta cifra supone aproximadamente un aumento del 15 % en comparación con el nivel actual. El nuevo objetivo debería permitir reducir los gases de efecto invernadero de la UE en 2030 en un 57 % en comparación con los niveles de 1990. El objetivo inicialmente previsto era del 55 %.

Uno de los puntos más importantes del reglamento es que obliga a definir objetivos nacionales vinculantes para 2030 en materia de absorciones y emisiones del sector UTCUTS para todos los Estados miembros. Estos objetivos se calcularán a partir de los niveles recientes de absorciones y de los posibles márgenes de absorción adicional. Las normas vigentes se aplicarán hasta 2025. Los países de la UE tendrán que garantizar que las emisiones del sector UTCUTS no superen la cantidad de gases eliminada de la atmósfera. A continuación, los países de la UE dispondrán de un presupuesto para el período 2026-2029 en lugar de objetivos anuales vinculantes. Para alcanzar sus objetivos, los Estados miembros pueden comprar y vender créditos de absorción de carbono entre el Reglamento UTCUTS y el Reglamento de reparto del esfuerzo. Además, un mecanismo compensará a los Estados miembros que sufran catástrofes naturales, como incendios forestales.

De este modo, los países de la UE estarán obligados a adoptar medidas correctoras si no progresan lo suficiente. En último término, el reglamento sancionará los casos de incumplimiento. En concreto, si un país rebasa su presupuesto para el período 2026-2029, su objetivo para 2030 se incrementará en una cantidad equivalente al 108 % de los gases de efecto invernadero excedentarios. Para garantizar el cumplimiento del objetivo de la UE, la Comisión presentará un informe de situación a más tardar seis meses después del primer balance mundial acordado en virtud del Acuerdo de París. En su caso, la Comisión presentará las propuestas legislativas oportunas. El texto requiere ahora la ratificación formal del Consejo. A continuación, se publicará en el Diario Oficial de la UE y entrará en vigor veinte días después.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies