La junta de accionistas se celebró en marzo en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid y su organización y desarrollo supuso la emisión de 107 toneladas de dióxido de carbono. El objetivo de esta medición es que este evento se convierta en un acto neutro en carbono, un gesto más para minimizar el impacto ambiental de MAPFRE y luchar contra el cambio climático y contribuir al desarrollo sostenible.
MAPFRE mide por primera vez las emisiones de CO2 que supone la organización y el desarrollo de su junta de accionistas cada año

MAPFRE ha escogido un proyecto hidroeléctrico en Chile para compensar las 107 toneladas de dióxido de carbono equivalentes que supuso la organización y desarrollo de su asamblea de accionistas, cifra conforme a la certificación otorgada por AENOR.

Tras esta medición, se ha procedido a realizar una compensación mediante la contribución financiera a un proyecto promovido por las Naciones Unidas y que está dirigido a la construcción de una mini-planta que aprovecha el potencial energético del caudal del agua para satisfacer la demanda de electricidad de más de 4.000 personas que viven en San Clemente, en la región del Maule, en Chile.

La iniciativa ha dado lugar a ventajas ambientales y sociales, promoviendo la generación de energía renovable y la reducción de gases de efecto invernadero, además del fomento de empleo y la educación de los jóvenes estudiantes en las comunidades vecinas.

El objetivo de MAPFRE es lograr la neutralidad en carbono en el año 2030, un paso más en su compromiso con la hoja de ruta de Naciones Unidas, así como con el cumplimiento y el impulso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top