Tras un año en vigor, el Gobierno no ofrece datos del impacto del Real Decreto 293/2018 sobre reducción del consumo de bolsas de plástico. Las bolsas ligeras siguen sin cobrarse en muchos establecimientos. La norma promueve falsas soluciones como las bolsas compostables, pero desde ayer, el Gobierno español tiene dos años para adaptar la Directiva Europea relativa a la reducción del impacto ambiental de determinados productos de plástico.
Falsas soluciones en el Día Internacional Sin Bolsas de Plástico

Ya ha pasado un año desde que entró en vigor el Real Decreto 293/2018 sobre reducción del consumo de bolsas de plástico que establecía el cobro de todas las bolsas ligeras (entre 15 y 50 micras). Desde entonces, el Ministerio para la Transición Ecológica no ha publicado ningún dato oficial sobre la reducción del consumo de bolsas ligeras. Sin embargo, la ONG ambientalista Greenpeace ha detectado un número considerable de locales o establecimientos como mercados de abastos, empresas de envíos a domicilio, restaurantes de comida para llevar, puestos en mercadillos, panaderías, pescaderías, carnicerías que siguen sin cobrar las bolsas ligeras. 

Greenpeace declara insuficiente este Real Decreto y promueve una modificación que incluya todo tipo de bolsas compuestas por este material, como las de mayor gramaje de muchas tiendas de ropa o las de sección en los supermercados e incluso de otros materiales como de papel, ya que explican que de lo contrario solo se estará desplazando el problema ambiental a otros ecosistemas.

Alba García, responsable de la campaña de plásticos en Greenpeace España asegura su malestar: “Es vergonzoso evidenciar que no se están cobrando muchas bolsas como marca la ley y ni siquiera incluye las muy ligeras y gruesas que se consiguen sin límites ni impuestos. Así será totalmente imposible celebrar verdaderamente el Día Internacional Sin Bolsas de Plástico”. 

Desde la ONG aseguran que el Real Decreto procura falsas soluciones porque ha propiciado que en muchos establecimientos se hagan ejercicios de “greenwashing”, es decir ofreciendo alternativas supuestamente sostenibles pero que no lo son del todo o en absoluto. Las bolsas compostables y las biodegradables pueden seguir conteniendo plástico ya que no hay ningún requisito en la normativa actual que lo impida. Greenpeace asegura que la composición de muchas de esas bolsas contiene materiales plásticos mientras que un pequeño porcentaje es material vegetal, son por lo tanto falsas soluciones porque al ser de un solo uso tienen exactamente las mismas posibilidades de llegar al mar que cualquier otra bolsa de plástico. Alba García asegura que no es tan difícil apostar por las bolsas reutilizables como las de tela.

Desde ayer, da comienzo el periodo oficial de la Transposición de la Directiva Europea relativa a la reducción del impacto ambiental de determinados productos de plástico y el Gobierno de España tendrá dos años desde este momento para implementarla.  

 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top