El evento de aniversario de los 50 años de Calidad Pascual consistió en un viaje en tren guiado por el actor y humorista José Corbacho y realizado por la Primera Agencia de Viajes en el Tiempo, ‘Vitality Tours’. A través de vídeos, entrevistas, testimonios y mucho humor, los 800 asistentes conocieron de primera mano el asombroso origen de la compañía, su crecimiento, evolución y lo que le deparará el futuro.
50 años de Calidad Pascual: pasado, presente y futuro, tres generaciones reunidas

Todo empezó en el año 1969 cuando un joven llamado Tomás Pascual compraba una cooperativa de leche en quiebra en Aranda de Duero. Sin apenas recursos económicos ni conocimiento del sector lácteo, introducía la leche uperisada o de larga duración, envasada en tetrabrik, por primera vez en España. Pocos imaginaban por aquel entonces que aquella compañía acabaría convirtiéndose en una de las mayores empresas de alimentación de España.

De ese asombroso inicio ya han pasado 50 años y Calidad Pascual ha querido celebrarlo reuniendo a 800 personas que han hecho posible este éxito, familia, empleados, clientes, proveedores, accionistas, autoridades y medios de comunicación. Tomás Pascual, presidente de la compañía, ha inaugurado el acto reconociendo que “nuestro liderazgo en productos de alimentación y bebidas ha sido y es posible gracias a todos los que de un modo u otro pertenecemos a Pascual. Por ello, os situamos a todos en el centro de la compañía, ya que Pascual existe por y gracias a cada uno de vosotros". 

La familia Pascual tuvo el protagonismo durante todo el encuentro, con todas las generaciones presentes, desde Doña Pilar Gómez-Cuétara, mujer del fundador de la compañía, Tomás Pascual; Tomás, Pilar, Sonia y Borja Pascual, hijos de Don Tomás Pascual y Doña Pilar Gómez-Cuétara; y Tomás Pascual Recuero y María Torres, nietos del fundador y tercera generación de la familia. Todos han querido estar presentes para recordar el espíritu emprendedor de Don Tomás y apreciar sus valores que en la acutalidad siguen guiando a la compañía:  innovación, integridad, cercanía, calidad y pasión.

En el acto también asistieron personalidades políticas y empresariales como el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, que habló del impacto que tiene la empresa para la región y de su capacidad de adaptación a los cambios. “Pascual ha sabido anticiparse a las exigencias del mercado, dando respuesta a los deseos de los consumidores de querer dietas más saludables, apostando firmemente por la sanidad, el bienestar animal y la economía circular, y encarando los retos de la transformación digital”.

Pedro Rollán, presidente de la comunidad de Madrid, agradeció la gran vinculación de Calidad Pascual con la comunidad de Madrid, teniendo su sede y delegación comercial en la región, llegando a más de 15.000 establecimientos cada día y empleando a miles de trabajadores”. Además, Rollán aseguró que la compañía es un claro ejemplo de colaboración público-privada, resaltando los programas que lleva a cabo como el Programa Leche Escolar o la iniciativa MIDE.

Por último, Luis Planas, ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, destacó los 5 grandes retos del sector alimentario en España: sostenibilidad, digitalización, innovación, calidad e internacionalización, retos que Calidad Pascual ha sabido afrontar en los últimos 50 años. Reyes Maroto, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, a través de un vídeo, felicitó a Calidad Pascual por innovar, exportar y apostar por el medio rural.

¿Cuál fue el pasado de Calidad Pascual?

En palabras de Pilar Pascual, “todo el mundo pensaba que era una locura, incluso aquellos que habían comenzado acompañándole en este viaje, pero años después la historia le ha dado la razón”. La segunda hija del matrimonio ha descrito a su padre como “apasionado y tremendamente trabajador, siempre convencido de que era posible innovar. Era un empresario ejemplar: autoexigente, con gran sentido del deber, un inigualable vendedor, y comprometido con su tierra, su empresa, su familia y sus trabajadores”. Pilar también ha recordado con cariño el furor que causaron las campañas publicitarias del Primo de Zumosol y la leche desnatada Pascual, muy revolucionarias para la época.

En este viaje del tiempo, el exministro de Agricultura, Jaime Lamo de Espinosa, recordó su relación personal con Don Tomás. “Todo el mundo hablaba de él con entusiasmo, afecto y admiración. Cuando le conocí, contaba las cosas con ilusión, era tremendamente organizado, simpático, empezaba a ser la leyenda que terminaría siendo”. Añadió que Don Tomás fue un visionario, siempre un paso por delante de los cambios que se iban produciendo a lo largo del siglo.

¿El presente de la compañía está en permanente transformación?

A día de hoy, Calidad Pascual exporta casi a 70 países, cuenta con una gama de más de 200 productos, 6 plantas, 27 delegaciones comerciales y más de 2.200 empleados. Ha sido medio siglo de innovación y compromiso saludable, adaptándose a un mundo en permanente transformación donde la sociedad es cada vez más informada, exigente y sostenible.

La clave para hacer frente a los grandes desafíos de la sociedad actual es, según Sonia Pascual, poner a las personas en el centro de la estrategia empresarial: “hoy día se dice que solo pervivirán las marcas con valores, las empresas que tengan un propósito claro y que aporten a la sociedad algo relevante. Hay que escuchar a las personas, hacerlas partícipes, y actuar en consecuencia, con coherencia y consistencia en toda la cadena de valor”.

El presente de la compañía culminó con el discurso del CEO-Director General Ejecutivo de Calidad Pascual, José Luis Saiz, que dedicó sus palabras a las 8 razones de la sostenibilidad: “Trabajamos para gestionar productos y marcas pensando en el medio y largo plazo. Nuestra misión habla de fidelizar consumidores, clientes y colaboradores, ser una empresa en continua progresión, que trascienda y genere valor de forma sólida y los resultados de forma ética y sostenible”.  

¿Cómo será la continuidad de Calidad Pascual?

La clave del éxito del negocio ha sido mantener la familia unida y vinculada al proyecto, de manera constructiva. Por ello, para finalizar la velada, subieron al escenario los nietos de Don Tomás Pascual Sanz, Tomás Pascual Recuero y María Torres para aportar su visión del futuro de la empresa como miembros de la tercera generación: “Nuestra misión será mantener la empresa viva y hacerla crecer, como hicieron nuestros padres y como queremos que hagan nuestros hijos. Todos los miembros de la tercera generación lo tenemos claro y desde pequeños vamos dando pasos para integrarnos y armonizar la relación familia y empresa”.

La tercera generación quiere innovar y adaptarse a los cambios, sin perder la esencia de los últimos 50 años que caracteriza a Calidad Pascual, concluyendo que: “Aunque cambien muchas cosas, algunos de los principios del legado que hemos recibido deben seguir vigentes. Debemos seguir teniendo un propósito, una visión, un objetivo social, unos valores. Debemos seguir siendo sostenibles y rentables”.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top