Sladjana Mijatovic, experta en economía circular: “Si queremos cambiar las ciudades, tenemos que empezar a hablar de ciudadanos circulares”. Ejemplo de ello, Ámsterdam. Es la primera ciudad del mundo en desarrollar una visión y una hoja de ruta para su transición circular, el objetivo es que para 2050 sea completamente circular. Los ciudadanos neerlandeses ya se han puesto manos a la obra y desde 2018, más de 70 proyectos circulares se han realizado en la capital desde el ámbito de la construcción y biomasa-nutrición.
No hay economía circular sin ciudadanos circulares

El ciclo “Hagamos frente al cambio climático” es un proyecto que BBVA y la Fundación Catalunya Europa han puesto en marcha con la intención de generar debate y ofrecer propuestas para la lucha contra los efectos del cambio climático desde las propias ciudades y promover el desarrollo sostenible. Para abrir un espacio a nuevas propuestas, estas dos entidades organizaron en mayo este ciclo en Barcelona donde invitaron a Sladjana Mijatovic que fue jefa de la Oficina de Tecnología de Innovación Circular del Ayuntamiento de Ámsterdam y desarrolló numerosos proyectos circulares. En la actualidad, es responsable de sostenibilidad y economía circular en la empresa holandesa BPD desde la cual sigue promoviendo iniciativas de construcción sostenible y circular en los Países Bajos.

Durante la conferencia "Economía circular: un giro en el modelo productivo", esta experta en la materia afirmó que: “En el mundo natural los residuos no existen pero los humanos generamos unos residuos tóxicos que a largo plazo hacen insostenible este mundo”. Para Sladjana Mijatovic, la economía circular significa "suficiente para todos, para siempre" y es un modelo económico que promueve el reciclaje, la reducción y la reutilización de los productos ante una economía lineal basada en la lógica de producir-usar-tirar que no tiene en cuenta el deterioro de nuestro planeta. 

Esta nueva economía puede caracterizarse por 7 elementos: priorizar los recursos regenerativos, diseñar para el futuro, incorporar tecnología digital, preservar y ampliar lo ya realizado, repensar el modelo de negocio, utilizar los residuos como recurso, colaborar en la creación de valor conjunto. Es decir, un nuevo sistema de producción que comienza con el diseño de los productos para que éstos nunca pierdan el valor y puedan seguir teniendo diferentes usos en el futuro. 

En su intervención relató su pasado y explicó el motivo de su estrecha relación con la economía circular que, según ella, comenzó mucho antes, cuando aún no se conocía este concepto. Siendo pequeña vivió la guerra en la antigua Yugoslavia y tuvo que huir de su país, acabando en los centros para refugiados de los Países Bajos donde pasó un tiempo junto a sus padres. Esa vida como refugiada fue su primera lección de vida pero sobre todo de economía circular. Con el conflicto, su familia lo perdió todo y a los refugiados no les dejaban trabajar, ante tal situación de supervivencia, en los centros se empezaron a generar habilidades: aprendizaje de oficios, construcción de objetos y substitución mediante el intercambio de servicios, el reciclaje y la reutilización, el ecosistema que hoy caracteriza la economía circular. 

Una de las grandes preocupaciones de Sladjana Mijatovic es el crecimiento de la población urbana, advirtiendo que “en 2050 el 70% de la población vivirá en ciudades, y por tanto, la concentración de residuos en las ciudades también será muy grande". Para ella la única solución para hacer frente a este fenómeno es la economía circular, siendo necesario un cambio de mentalidad de los gobiernos y empresas, sin olvidar también a los ciudadanos que son clave para repensar y diseñar el futuro circular: “si queremos cambiar las ciudades, tenemos que empezar a hablar de ciudadanos circulares”. 

En los últimos tres siglos, la población de Ámsterdam se ha multiplicado por seis, alcanzando más de 855.000 en 2017 y se espera que llegue a 1 millón a mediados de 2030. Estas crecientes poblaciones urbanas ejercen una presión cada vez mayor sobre la provisión de necesidades sociales clave, como la movilidad, la nutrición y la vivienda.

En 2015, la ciudad de Ámsterdam afirmó su pleno compromiso con la realización de una economía totalmente circular, convirtiéndose en la primera ciudad del mundo en desarrollar una visión y una hoja de ruta para su transición circular. Como pionera en esta transición, Ámsterdam emprendió su viaje circular con un enfoque de "aprender haciendo" para allanar el camino hacia un futuro más sostenible, aprendiendo y adaptándose a cada paso. La ciudad, por lo tanto, sirve de "laboratorio vivo", un lugar que fomenta la innovación, la experimentación y el aprendizaje para crear un futuro que funcione para todos.

Basándose en los compromisos contraídos por el Gobierno neerlandés, la ciudad de Ámsterdam se ha comprometido a ser plenamente circular para 2050 (a más tardar). Para conseguir este ambicioso objetivo, la ciudad también ha establecido objetivos claros para que la ciudad en 2025 consiga que el 65% de todos los residuos domésticos estén separados, y para que en el año 2030 haya una reducción del 50% en el consumo de materias primas como los minerales, fósiles y metales. 

Este es el ejemplo de la hoja de ruta hacia la transición circular que está llevando a cabo la ciudad de Ámsterdam: 

Economia Circular Amsterdam .png

A través del "Circle City Scan de Ámsterdam", se identificaron dos sectores: Construcción y Biomasa-Alimentación como puntos de partida clave para iniciar la transición circular de Ámsterdam, basándose en su alto consumo de recursos y su potencial de impacto. Para cada uno de los sectores, se identificaron estrategias circulares detalladas para la ciudad, calculando el impacto en la creación de empleo, las emisiones de carbono, el consumo de materiales y el valor económico.

Desde 2018, el Ayuntamiento de Ámsterdam ha desarrollado 73 proyectos de vanguardia en la economía circular gracias a las propuestas de sus ciudadanos. Todos los proyectos demuestran que la economía circular es una solución que, además de ser sostenible, también genera negocio y crea nuevos puestos de trabajo.

¿Te ha gustado el artículo?

2 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top