Su CEO y Presidente, Emmanuel Faber, explica que: “Como parte de nuestro compromiso de satisfacer las necesidades de las personas, durante el último siglo, en Danone hemos realizado constantemente inversiones para desarrollar nuestra experiencia en fermentos, fermentación y salud a través de los alimentos".
RSE.- Danone celebra su centenario compartiendo sus cepas con investigadores

Para celebrar el centenario de la creación de su primer yogur, Danone ha anunciado este miércoles que abrirá su colección de 1.800 cepas con fines científicos. Esto incluye el acceso a su colección actual de 193 cepas de fermentos lácticos y bifidobacterias depositadas en la Colección Nacional de Cultivos de Microorganismos, que se lleva a cabo en el Centro de Recursos Biológicos del Instituto Pasteur (CRBIP). Danone también abrirá su colección de más de 1.600 cepas en su Centro de Investigación e Innovación en París-Saclay para investigadores de todo el mundo, con el objetivo de compartir el legado de Danone en beneficio de todos. Según palabras de Faber, "en el paradigma actual en que nuestro sistema alimentario y nuestra sociedad se enfrenta una serie de desafíos sin precedentes, nos enorgullece abrir nuestra colección única de cepas a los investigadores del mundo para ayudarnos a avanzar hacia un mundo más saludable y más sostenible". 

La noticia retrata el compromiso de Danone con la promoción de la ciencia y su acceso a todo el mundo, un movimiento hacia la apertura en la investigación científica, el intercambio y el desarrollo del conocimiento a través de redes de colaboración. También contribuye al cumplimiento de los Objetivos 2030 de Danone y, lo que es más importante, el objetivo de la compañía y sus socios de servir a la revolución alimentaria. 

El primer yogur Danone fue hecho por Isaac Carasso en 1919 en Barcelona, inspirado en la investigación del inmunólogo Elie Metchnikoff en el Instituto Pasteur sobre el papel de los fermentos en el intestino y la salud. Ante la situación de la delicada salud intestinal que afectaba a los niños de Barcelona, Isaac se conmovió y decidió actuar y empezar a vender sus primeros yogures fermentados con fermentos lácticos en las farmacias de Barcelona. A lo largo de los años, a través de la investigación e innovación y la colaboración con investigadores internacionales, Danone ha desarrollado una colección de fermentos de alta diversidad genética. 

Los fermentos lácticos y las bifidobacterias - bacterias especiales que se pueden usar, por ejemplo, para producir yogures y leches fermentadas - pueden tener una variedad de usos adicionales, tanto para aplicaciones alimentarias como no alimentarias, muchas de las cuales no se han explorado o utilizado completamente hasta la fecha. Potencialmente, podrían ayudar a abordar problemas de salud, sociales y ambientales que incluyen aumentar la diversidad de productos alimenticios naturales fermentados y desarrollar productos lácteos de mayor valor añadido para asegurar una mayor fuente de ingresos para los agricultores, reducir las pérdidas de cultivos y alimentos, previniendo el crecimiento de hongos, bacterias y virus en los cultivos, así como en los alimentos recolectados y almacenados, proteger y regenerar el suelo, mitigar las emisiones de metano de las vacas, reducir el uso de antibióticos y la propagación de la resistencia a los antibióticos, tanto en animales como en humanos y desarrollar métodos más sencillos para administrar medicamentos o vacunas. 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top