Los Super-héroes de Barrio son los protagonistas de la última campaña social que ha puesto en marcha Fundación MAPFRE. Estas personas trabajan para pequeñas entidades sociales de toda España, con entrega y generosidad, para afrontar diariamente grandes retos de hacer felices a aquellos que más lo necesitan.
La Fundación Mapfre da voz a los héroes de las pequeñas entidades sociales

La Fundación MAPFRE dará voz a quiénes están detrás de entidades como la Fundación Lukas (Alicante), Fundación Nido (Madrid), Fundación Ana Carolina Díez Mahou (Madrid), Fundación Horizontes Abiertos (Madrid), Grandes Amigos (Madrid), y Altamar (Málaga), entre otras, para visibilizar la labor que realizan, a qué personas están ayudando a cambiar la vida y qué representa para estas organizaciones la generosidad y el servicio a los demás. 

Súper Héroes de Barrio es una iniciativa del programa "Sé Solidario" promido desde 2016 por la Fundación MAPFRE con el objetivo de apoyar proyectos de pequeñas entidades sociales con grandes necesidades en España, es una apuesta por propiciar un ambiente de solidaridad entre  los ciudadanos y facilitar su contribución social mediante donaciones, formación y voluntariado para mejorar la calidad de vida de las personas con menos recursos y en situación de exclusión social.

La fundación seleccionó a estas entidades porque esconden verdaderas historias de impacto, de lucha y esperanza. Entre los numerosos ejemplos, la Fundación Horizontes Abiertos, pionera en España durante los años ochenta por la atención a personas con Sida en estado terminal y sin otro lugar adonde ir y que han sido atendidas gracias al cariño de muchas personas como María Matos. En el barrio madrileño de Aluche existe también otra gran historia, la de la Fundación Nido, donde su secretario Carlos de Miguel entrega su tiempo a El Despertar, un amplio centro para personas con parálisis cerebral severa y pluridiscapacidad donde asisten 60 personas, de entre 3 y 51 años, para recibir terapias individualizadas.

En la Asociación Altamar, en Málaga, existen personas como Peque y Natividad que ayudan a víctimas de violencia de género y exclusión, especialmente a raíz de un desahucio, a salir adelante, y que ofrecen su tiempo para que muchas familias superen las dificultades de la exclusión, la delincuencia, la droga y el fracaso escolar. Volviendo a la ciudad madrileña, la Fundación Ana Carolina Díez Mahou ofrece miles de terapias individualizadas con perros, agua y música a unos 200 niños con enfermedades neuromusculares y mitocondriales y Grandes Amigos, da a conocer la historia de gente que vuelve a conectarse con sus barrios, con la ayuda de más de 800 voluntarios que recorren Madrid luchando contra el mayor de tus miedos, la soledad. Por último en Alicante, está la Fundación Lukas, donde seis adultos jóvenes con parálisis múltiple severa conviven en un espacio, multidisciplinar e inteligente, diseñado no sólo para atender sus necesidades, sino para aumentar su calidad de vida.  

Con estas iniciativas la Fundación MAPFRE ya ha apoyado con un total de 500.000 euros a pequeños proyectos, entre las que destaca la asociación Pato Amarillo (Madrid); la Fundación Abulense (Ávila); Asociación Grupo Espiga (Valencia); Asociación Integro (La Coruña); la Fundación Esportiva Grama (Barcelona); Nuevo Día (Teruel); la Asociación Española de Familias de Personas con Sordoceguera (Sevilla), y la Asociación ADESPI (Las Palmas de Gran Canaria).

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top