España se mantiene a la cola de los países desarrollados en materia de integración femenina en el mercado laboral. Así lo expone el informe "Women in Work Index", elaborado por PwC, que ha sido publicado coincidiendo con la celebración del Día de la Mujer. Debemos tomar ejemplo de países como Islandia, Suecia y Nueva Zelanda que lideran la tabla
Pésima posición de España en la integración femenina en el mercado laboral

¿Sabes cuál es la posición de España en relación a la integración femenina en el mercado laboral?

Pues bien, España ocupa nada menos que la posición 28 del ránking de los 33 países de la OCDE incluidos en el estudio, una clasificación realizada según cinco grandes indicadores: brecha salarial, participación femenina en el mercado laboral, diferencia de la participación entre hombres y mujeres en el mercado de trabajo, tasa de paro femenino y mujeres empleadas a tiempo completo. 

Según datos del año 2017 en los que se basa el análisis, en España las mujeres cobran un 14,7% de media menos a la hora, para igualar sus salarios a los de los hombres, se deberían aumentar, en términos absolutos, en 51.600 millones de dólares, es decir unos 45.600 millones de euros. De hecho, basado en estimaciones se llega a la conclusión de que si en España aumentásemos el empleo femenino a los niveles de Suecia nuestra economía crecería un 16% más, en torno a los 291.000 millones de dólares, lo equivalente a 257.000 millones de euros. 

Siguiendo la evolución de nuestro país, constatamos que desde el año 2000 solo ha avanzado cuatro posiciones, pasando de estar en la posición número 31 a la 28 en el ránking de Women Working Index. En la actualidad, estamos por delante  Italia, Chile, Grecia, Méjico y Corea. Los aspectos positivos de mejora en nuestro país ha sido con respecto a la participación de la mujer en el mercado laboral entre 2000 y 2017 que ha pasado del 52,9% al 69,9% y en la presencia de mujeres en los Consejos de Administración de las empresas que se ha incrementado en un 14% desde el año 2013 y hasta 2017.

Tomar ejemplo de países como Islandia, Suecia y Nueva Zelanda que lideran el ránking. Islandia se mantiene en el primer puesto seguido de Suecia mientras que Nueva Zelanda sube por primera vez al club de los ganadores. El país que más progreso ha demostrado es Luzxemburgo que se encuentra en la sexta posición, desde el año 2000 ha ido escalando 17 puestos. Otro ejemplo de grandes mejoras es el caso de Polonia que ha subido once puestos y Bélgica diez posiciones. Sin embargo, los países que más han caído en la clasificación en este periodo de tiempo han sido Estados Unidos que está en la posición 23, habiendo retrocedido en catorce puestos, y Austria en doce.

En términos generales se puede concluir que entre 2016 y 2017, los países de la OCDE han logrado pequeños avances en el papel de mujer en el mercado laboral, principalmente reduciendo la brecha salarial que de media ha caído del 16% al 15% y la tasa de desempleo femenino. El estudio advierte que si se mejora considerablemente los niveles de empleo femenino en los países de la OCDE se podría impulsar su PIB en 6 billones de dólares. 

Mar Gallardo, socia responsable de diversidad en PwC asegura que “las empresas son hoy en día mucho más conscientes que antes de la importancia y de la necesidad de impulsar la diversidad y la inclusión en sus organizaciones. Sin embargo, el informe revela que las mejoras reales se están produciendo todavía muy lentamente”. 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top