“Se trata de nuestro futuro” las manifestaciones de jóvenes contra el cambio climático se multiplican por Europa y fuera de sus fronteras.Ya se han sumado 270 ciudades a la convocatoria de una huelga estudiantil mundial, el 15 de marzo. Un movimiento que muestra la inconformidad de las nuevas generaciones ante las medidas insuficientes contra el cambio climático
Europa, testigo de las mareas verdes estudiantiles para frenar el Cambio Climático

Los jóvenes tienen algo que contarnos y su mensaje es sencillo: “La lucha contra el cambio climático es fundamental para nosotros, ya que se trata de nuestro futuro” y para ello no dudan en manifestarse por el clima, pero tampoco en llevar a las autoridades delante de los tribunales. La gente joven está tomando las riendas de su propio futuro, lo que empezó siendo una pequeña protesta se ha convertido en casi un movimiento o una incipiente marea verde que emerge desde Europa.  

Todo empezó hace seis meses cuando la adolescente sueca Greta Thunberg de 16 años dejó de ir a clase cada viernes en septiembre para manifestarse sola delante del Parlamento en Estocolmo para denunciar la inacción climática de los dirigentes de su país en plena campaña electoral. Sus acciones tuvieron un gran éxito mediático, lo que la llevó a la Conferencia del Clima de la ONU en Katowice (Polonia), donde pronunció un emotivo discurso. A finales de enero también asistió al Foro de Davos. Su causa hace tan solo unos meses parecía no tener gran influencia ni apoyos pero la historia ha dado un giro de 360 grados y Thunberg ha sido la chispa que ha encencido la llama de un movimiento euopeo pero también mundial.

Los primeros en apoyarle fueron los belgas que desde principios de enero, cada jueves miles de jóvenes llenan las calles de Bruselas, pero también de Lieja, Amberes, Lovaina. Después se unieron los suizos, holandeses, alemanes y por último las movilizaciones estudiantiles contra el cambio climático empezaron en Francia y Reino Unido. Siguiendo la llamada de la adolescente sueca las manifestaciones de jóvenes contra el cambio climático se multiplican por Europa para preparar el terreno de la proxima convocatoria de una huelga estudiantil mundial que tendrá lugar el 15 de marzo. Un movimiento que revela el hartazgo de las nuevas generaciones ante las medidas insuficientes contra el cambio climático. 

Según información proporcionada por el diario británico The Guardian tras un recuento a nivel mundial se estima que unos 70.000 estudiantes han participado en estas huelgas estudiantiles en unas 270 ciudades. Más allá del viejo continente, estas movilizaciones también se repiten en Canadá o Australia. De hecho, fue en Sidney donde el 30 de noviembre se celebró la primera manifestación juvenil por el cambio climático. Miles de jóvenes protestaron contra la explotación de una mina de carbón por la empresa local Adani. En España, se están preparando convocatorias incipientes en Barcelona, Madrid o Girona. Son conocidas como las jornadas #Fridaysforfuture.

Durante las últimas movilizaciones que han tenido lugar en París, según declaraciones del diario Público, se pudieron ver mensajes como “Los jóvenes deben reaccionar por el clima ante la inacción de los políticos”; “Ministerio de la traición ecológica”; “Somos la naturaleza que se defiende”; “No hay un planeta B". Los manifestantes eran jóvenes de entre 13 y 25 años, la mayoría son menores de edad, no pueden votar, así que se manifiestan llevando brazaletes verdes, como símbolo distintivo, inspirándose en el ahora icónico chaleco amarillo que inunde las calles del país. Los jóvenes franceses han llegado más lejos redactando un manifiesto en el que advierten que “Nosotros, los jóvenes hemos nacido en una sociedad globalizada responsable de la actual catástrofe ecológica y social, es nuestro futuro el que está desapareciendo delante de nuestros ojos”, por eso exigen al gobierno francés que “desbloquee medios excepcionales para adoptar el camino que permita una reducción anual del 4% de las emisiones de dióxido de carbono”. 

¿Cómo ha sido la reacción de las autoridades?

Hasta ahora, las autoridades han acogido estas protestas de forma positiva pero a la vez con cierto temor. La secretaria de Estado francesa del Ministerio de Transición Ecológica, Brune Poirson, defiende el movimiento “Estoy contenta de vuestra movilización, esto significa que hemos superado una etapa. Detrás de las puertas de este Ministerio solo tenéis a aliados, no somos vuestros adversarios” y salió a saludar a los manifestantes para mostrar su apoyo. Esta reacción se repitió con la ministra de Energía británica, Claire Perry para tener a las generaciones jóvenes de su lado, afirmando que  “Estoy increíblemente orgullosa de que los jóvenes defiendan con fuerza que debemos pasar a la acción”.

¿Pellas de adolescentes por el clima respaldadas?

Algunos colegios británicos por ejemplo dieron permiso a sus alumnos para participar, siempre y cuando fueran autorizados por sus padres, y realizaran además un pequeño trabajo sobre sus motivaciones para participar en la protesta y qué acciones concretas van a llevar a cabo ellos para contribuir a la preservación del planeta. Aprender, manifestarse y asumir sus propias responsabilidades no tiene por qué estar reñido. 

Más de 200 académicos británicos han respaldado la huelga estudiantil en una carta abierta publicada por The Guardian, y cientos de padres han decidido solidarizarse con sus hijos y han usado la carta tipo difundida por Youth Strike 4 Climate para justificar las ausencias de sus hijos asegurando que "La ONU estima que nos quedan solo 12 años para recortar las emisiones de CO2 al 50% y estamos efectivamente una circunstancias excepcionales".

Los jóvenes ahora más que nunca son los interesados y los héroes en esta lucha del cambio climático y así lo demuestra Anna Taylor, portavoz de la Red de Estudiantes por el Clima: "Lo que estamos viendo es una reacción de la gente joven y a escala mundial para que los Gobiernos tomen medidas urgentes. A menos que pasemos a la acción positiva, el futuro pinta oscuro y creceremos en una era marcada por el impacto del cambio climático".

Esta jóven advierte a su audiencia que "Nos estamos quedando sin tiempo para el cambio que necesitamos".

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top