Estamos asistiendo "a la configuración de un nuevo paradigma emergente en el que la actividad económica se pone al servicio de un propósito basado en la dignidad y el bienestar de las personas y en la sostenibilidad del planeta. Y en el que la colaboración, la empatía y la conciencia se imponen a la dualidad y al conflicto", según Antonio González, CEO de Impact Hub Madrid
Vamos a descubrir la Economía del Propósito

La Economía del Propósito: ¿Una economía más CONSCIENTE?

La ingeniera naval y oceánica, María López Morado asegura que "El principal motor de cambio del modelo social es la conciencia". 

Bajo el gran título de la Economía del Propósito, se nos ofrece contenidos muy valiosos en un ebook recientemente elaborado por Impact Hub Madrid y Foxize, en el cúal podemos encontrar "una multiplicidad de denominaciones y marcos emergentes que van configurando nodos de una red conectada que crece de forma orgánica", asegura Antonio González, CEO de Impact Hub Madrid insistiendo en que "no se trata de proponer un nuevo modelo que se imponga a los anteriores, sino de aportar matices complementarios que progresivamente converjan en la economía del futuro". Este ebook recorre la economía de nuestro tiempo con artículos que ofrecen análisis más globales o de sector a casos de estudio concretos para servir de fuente de inspiración para nuevos precursores de este movimiento de la #EconomíadelPropósito. 

Como tan acertadamente describe Antonio González, "nos encontramos en un momento de la Historia de la Humanidad que representa un cambio de era, un cambio sistémico, posiblemente uno de los de mayor trascendencia e impacto en el futuro de nuestra especie. La tecnología, los límites del planeta, la globalización, el tamaño de la población junto con sus desplazamientos y concentración, el incremento de las desigualdades, la transformación del mundo del trabajo y el de los cuidados, unidos al agotamiento o desbordamiento de modelos de organización social, económicos y políticos, nos abocan a un Cambio de Paradigma". Este cambio se hace notar con la aparición de muchos economistas que critican el estatus de su disciplina y van tejiendo modelos alternativos más acordes con el paradigma emergente. 

La Economía del siglo XXI está en un periodo transitorio, el cortoplacismo y la búsqueda de la rentabilidad a cualquier precio se están quedando atrás para dejar paso a la creación de valor desde la actividad económica. Un nuevo paradigma que reconoce la necesidad de tener en cuenta el efecto de las acciones económicas en las personas y el clima, en especial las externalidades de las empresas que reflejen un coste real, social y ambiental. 

Este ebook de la Economía del Propósito nos adentra y contagia por completo de este nuevo paradigma, pero ¿cuál es su contenido?

  -En su primera parte se contextualiza a la economía entre siglos, prototipando a esta misma desde el propósito, se redibuja a una economía para el siglo que tenemos por delante, se analizan los ODS desde un marco global para afrontar los retos a los que nos enfrentamos en el siglo XXI, se nos propone nuevas métricas para un mundo bipolar desde el crecimiento a la prosperidad y por último se incide en la nueva era del propósito. 

De las frases que recorren esta primera parte y que merecen ser mencionadas y reflexionadas, tenemos la de Kate Raworth de la Economía Rosquilla: "No puedes escapar de la economía porque delimita el mundo en el que vivimos". Miguel Ángel Moratinos de Red Española para el Desarrollo (REDS) añade que "la foto fija de los ODS en España muestra que nuestras ciudades avanzan", por su lado desde la Fundación Tomillo, Mercedes Valcarcel defiende que "los sistemas de medición del bienestar social y de la eficiencia pública son críticos". La última aportación en esta primera sección del ebook es de Diego Isabel la Moneda del Foro NESI afirmando que "cada vez hay más personas que ejercen un consumo consciente, empresas basadas en valores y administraciones que regulan para ponérselo fácil". 

  -En la segunda parte, tenemos la inmensa suerte de poder experimentar de primera mano los sectores clave en transición como las Smartcities y la movilidad sostenible; los retos y oportunidades que supone el cambio climático en las inversiones; el cambio del usar y tirar a la economía circular; la transición del empoderamiento tecnológico a la economía del propósito y por último el nuevo modelo energético para una economía del siglo XXI. 

Las aportaciones de esta segunda parte son varias, destacamos la de Francisco Morcillo de MB3-Gestión que define  el vehículo del futuro que "será compartido, conectado, autónomo, actualizado anualmente y eléctrico" además de añadir que "la movilidad junto a la tecnología aparecen como los grandes ejes transformadores de las ciudades". A este diálogo de experiencias conscientes se suma Mar Asunción de WWF España al afirmar que "los inversores tenemos derecho a saber si nuestro dinero está favoreciendo la necesaria transición energética que exige la economía del propósito". Esta vez desde Recircular, su fundadora Patricia Astrain comenta que "la economía circular replantea los procesos de extracción de materiales, diseño de productos, fabricación, consumo y fin de vida". También Albert Garcia Pujadas de Foxize acompaña este estudio diciendo que "cuanta más soberanía tecnológica exista, mejor será la redefinición de nuestra visión económica: más ética y compatible con valores más humanos". Por último tenemos a la Fundación Renovables que a través de Fernando Ferrando nos cuenta que "la energía no solo es un bien de primera necesidad", insiste en que "la energía es un bien escaso y todos tenemos la obligación de fomentar el consumo responsable". 

  -La última parte de este estudio da respuestas y esperanzas a los que quieren experimentar esta nueva economía, con experiencias concretas de soluciones y cambios de empresas, emprendedores o proyectos ante retos de nuestro siglo como el cambio climático, el transhumanismo, la producción y el consumo, la inversión y el contrato social. 

El testimonio de muchos casos concretos que nos acercan a la realidad del cambio lo vemos en esta última parte del trabajo a través del testimonio de María López Morado de Onda Nosa que advierte que "las olas ahora, en lugar de traer tesoros, nos devuelven lo que nosotros les damos: basura marina". Después de estas impactantes palabras, contamos con la experiencia de IKEA España a través de Qi Kai Sheng que afirma que "tenemos el objetivo de ser 100% renovables para el 2020, es decir, producir tanta energía renovable como energía consumimos", para ello añade que contribuirán al cambio porque "en 2020 tendremos puntos de recarga para coches eléctricos en todas nuestras tiendas y unidades". Desde otro punto de vista, Jori Ambruster de EthicHub se centra en el transhumanismo para comentar que "Blockchain permite la descentralización en la transmisión de valor, lo que puede empoderar a las personas frente al sistema". Siguiendo esta temática, desde la Asociación Salud Digital, Jaime del Barrio nos hace reflexionar y tomar conciencia de que "el reto que tenemos por delante es saber si el progreso tecnológico nos hará trascender logrando la plenitud y felicidad como seres humanos".

Del lado de la producción y el consumo, Alberto Palacios y Pablo Stürzer de Farmidable aseguran que "el consumidor valora un producto de cercanía, un producto local de un pequeño productor cercano". En este ámbito, Carlos Ruiz de Enagás define la sostenibilidad como "un instrumento fundamental para identificar e implantar mejoras que nos permitan adaptarnos al nuevo contexto económico y de mercado. La inversión también es un tema crucial en este ebook en el cual José Moneada aporta su experiencia desde la Bolsa Social defendiendo que "crear una economía con propósito también nos compete a todos como inversores y financiadores", por ello insiste en que "el inversor socialmente responsable excluye oportunidades que no cumplan con ciertos criterios relativos a los derechos humanos, laborales, de anticorrupción o protección ambiental". Por esta vía, desde Global Alliance for Banking on Values, el Dr. Marcos Eguiguren asegura que "los bancos con valores incorporan la ética y la sostenibilidad en el ADN de su modelo de negocio". El contrato social también se menciona, donde Gonzalo Torres de Malt propone este proyecto en el que "tratamos de ayudar a crear un ecosistema donde trabajadores asalariados y trabajadores independientes convivan en armonía". La aportación de la Directora de Foxize en Madrid cierra este magnífico trabajo provocando una transformación digital en las empresas a través de la formación, siendo clara en su testimonio, "la formación constante ya no es una elección" porque "en un mundo donde la tecnología obliga a revisar las habilidades y conocimientos profesionales, es necesaria una solución formativa de calidad" 

El siglo XXI, no es un siglo cualquiera, es más bien exigente que requiere un cambio en nuestra forma de generar y entender la economía de tal manera que no puede quedarse únicamente en la suma de acciones individuales, locales y descentralizadas. Tal es el caso que conceptos como alianzas, trabajo en comunidad y enfoque global, serán los que marquen los siguientes pasos de esta transición porque cuando se actúa en conjunto se puede abordar con gran habilidad los desafíos que se nos presentan. 

 

¿Te ha gustado el artículo?

3 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Empleo RSE

Unicef Comité español

ABD Asociación Bienestar y Desarrollo

Secretaría General Iberoamericana

Top