Según la presidenta de la Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS), hoy la empresa privada es seguramente el actor que mejor y más rápido ha entendido que aquí tiene un espacio, no sólo para comprometerse con la sociedad sino también para posicionar mejor su negocio.
Leire Pajín: "La Agenda 2030 de los ODS es profundamente transformadora y de acción"

Leire Pajín ha presentado este martes 5 de febrero la Agenda 2030 de los Objetivos Mundiales para el Desarrollo Sostenible (ODS) con "una mirada radicalmente distinta, profundamente transformadora y de acción", incidiendo en el importante rol que tienen las empresas. Como ha comentado en el encuentro celebrado en Impact Hub Madrid, "hace 15 años, la Agenda de los Objetivos del Milenio parecía una agenda de desarrollo aprobada por las Naciones Unidas, muy lejos de nuestra realidad y que concernía fundamentalmente a los gobiernos, las ONG de cooperación al desarrollo y sectores de la política internacional." Pero esto ya no es así, la nueva Agenda 2030 de los ODS es muy distinta y "hoy la empresa privada es seguramente el actor que mejor y más rápido ha entendido que aquí tiene un espacio, no sólo para comprometerse con la sociedad, sino también para posicionar mejor su negocio", ha dicho. 

Esta nueva agenda pretende ser un espacio que pone de manifiesto que hay negocio en hacer las cosas bien, que las empresas que están innovando y se están posicionando en el desarrollo sostenible son las empresas más punteras en el mercado internacional, apostanto por una real transformación de sus propias formas de organización, de su cadena de valor y de su modelo de negocio.

La exministra de Sanidad, Política Social e Igualdad ha insistido en que no hay plan B: "conocemos los límites y sólo hay plan A. Ese plan A nos obliga a adaptar nuestra estructura, filosofía y forma de trabajar para conseguir los ODS porque hoy esta Agenda 2030 demanda un trabajo transversal donde no se puede conseguir un objetivo sino se conecta con el otro, es decir, no se puede trabajar en salud si al mismo tiempo no trabajamos en innovación, educación, acceso al agua potable, seguridad alimentaria, etc." Para ello, Pajín ha propuesto una forma de trabajar distinta donde se deje de trabajar por sectores y se apueste por "hubs" donde agentes e instituciones publico privadas se encuentren por primera vez y donde sectores muy distintos presencien cómo sumando esfuerzos se alcanzan unos beneficios multiplicadores, lo que llama como "circulos virtuosos". Esta es la filosofia de la Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS).

La Agenda de los ODS busca dar un paso más allá del mero compromiso empresarial, y para ello Pajín convoca a "una revolución dentro de la empresa donde los presidentes de los consejos de administración y los CEO tengan que estar a la cabeza de esta transformación". Además añade que "hay empresas españolas que ya están trabajando en ello, si nos fijamos en Iberdrola o Ferrovial, uno se da cuenta de que los que hablan de los ODS no son sólo las personas que están en el departamento de Responsabilidad Social Corporativa, sino también sus principales líderes porque han entendido que hay una oportunidad de negocio y de mejor posicionamiento en el mundo y no quieren quedarse obsoletos en el mercado".  

La presidenta de REDS comenta que "esta Agenda 2030 ha permeado muy bien, bien es verdad que fundamentalmente en empresas grandes y tenemos un reto real que es conseguir que las pequeñas y medianas empresas entiendan que esta agenda es también su agenda". Además otro reto que añade Pajín es "que se empiece a tener indicadores comunes de seguimiento y espacios de rendición de cuentas comunes dentro de las empresas privadas para informar a la sociedad y también aprender los unos de los otros incentivando a más empresas a sumarse a este nuevo reto de los ODS".

Entre público del evento, ha surgido la siguiente cuestión: ¿Cómo podemos ayudar a las pequeñas y medianas empresas para que trabajen en estos ODS?.         

Ante tal pregunta, Pajín ha respondido que "se puede ayudar a encontrar una manera sencilla de introducir los ODS en estas empresas a través de la priorización, es decir, la empresa pequeña tiene que encontrar donde está su valor añadido dentro de los 17 Objetivos Mundiales para el Desarrollo Sostenible. Y desde REDS se pretende acompañar en esos procesos para que se conviertan en una hoja de ruta que coincida con el plan estratégico de la propia empresa y que le permita medir y comunicar esos comportamientos en términos de desarrollo sostenible creando indicadores sencillos para medir dicho impacto, además de buscar otros socios que quizás ya tengan experiencias en los ODS para compartir juntos esta travesía".

Durante el encuentro, Pajín ha marcado una serie de pequeños pasos que se pueden hacer en las pequeñas empresas: desde cómo se desarrolla el modelo de recursos humanos, el sueldo que se paga a los trabajadores, cómo se apuesta por la igualdad de oportunidades de los hombres y de las mujeres, cómo se implementa una política de reciclaje y de respeto medio ambiental dentro de las empresas. Pajín defiende estos pequeños pasos porque son los objetivos concretos de la Agenda 2030 y concluye que "no es sólo la agenda de las grandes empresas, es una agenda de cualquier emprendedor que quiera sumarse a esta hoja de ruta distinta y también de los consumidores". 

¿Te ha gustado el artículo?

7 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top