Los millennials y la Generación Z (nacidos entre 1995 y 1999) reclaman líderes que beneficien a la sociedad en su conjunto y se muestran preocupados por la seguridad, la igualdad social y la sostenibilidad del medio ambiente, según la séptima Encuesta Millennials elaborada por Deloitte.
Los jóvenes están decepcionados con el compromiso social de las empresas

El informe, para el que se han llevado a cabo más de 10.400 encuestas dirigidas a personas pertenecientes a la Generación Millennial en 36 países y casi 2.000 jóvenes de la Generación Z en seis países, afirma que, en su opinión, las empresas deberían tener más en cuenta los intereses de sus stakeholders en vez de centrarse, únicamente, en los resultados financieros, su experiencia es justamente la contraria. La mayoría de organizaciones priorizan los beneficios sobre el compromiso con sus trabajadores, la sociedad y el medio ambiente, lo que está generando en esta joven generación una falta de lealtad hacia sus organizaciones.

La encuesta de este año refleja un cambio negativo en la opinión de los millennials sobre los compromisos y la ética empresarial que, a su entender, las empresas deberían tener. Según datos del informe, el 70% de los encuestados piensa que la empresa para la que trabaja se preocupa exclusivamente de los resultados financieros y no del impacto social que tiene. Para ellos, el ranking de actuaciones que una empresa debería acometer en beneficio de la sociedad sería, de mayor a menor importancia: la generación de empleo, la mejora de sociedad, la innovación y la protección del medio ambiente.

Ambas generaciones son conscientes del rápido avance tecnológico que ha derivado en la Cuarta Revolución Industrial y de cómo estas nuevas capacidades están cambiando el modelo de trabajo actual. Más de la mitad de los encuestados cree plenamente en el potencial de estas tecnologías para liberar a los empleados de las actividades más rutinarias y permitirles dedicarse a tareas más creativas que generen más valor para la organización.

Sin embargo, tanto los Millennials como la Generación Z muestran cierta preocupación ante la llegada de la Industria 4.0 por falta de preparación técnica. En este sentido, el 43% de los jóvenes encuestados creen que sus directivos y organizaciones deberían formarles para garantizarles el desarrollo de las habilidades necesarias para la revolución que se avecina. No obstante, solo el 38% cree que sus empresas están ayudándoles con esta preparación.

Respecto al juicio sobre los líderes políticos, fue particularmente negativo, con solo un 19% que dice que generan un impacto positivo, frente al 71% que afirma que es negativo. Los líderes empresariales lo hacen mucho mejor, con un 44% que cree que generan impacto positivo.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top