La Memoria de Sostenibilidad de la multinacional textil es un denso documento de 388 páginas cuyo objetivo es comunicar a todos sus grupos de interés cómo crea valor en el corto, medio y largo plazo. Con este primer artículo, focalizado en su relación con los proveedores, iniciamos una serie en la que iremos analizando todos sus impactos económicos, ambientales y sociales.
Inditex bloqueó a 33 proveedores en 2017 por no cumplir su Código de Conducta

Esta memoria “responde a principios concretos y medibles de sostenibilidad, transparencia y trazabilidad”, afirma su presidente, Pablo Isla. En una carta, subraya que “por delante de los datos, en Inditex siempre están las personas, especialmente las que forman parte del Grupo, bajo una misma cultura que quiere impulsar el espíritu emprendedor, la superación permanente y construir desde el esfuerzo, la humildad y el respeto a la diversidad”

Este colocar a las personas en el centro incluye tanto a clientes como a trabajadores, ya sean de su plantilla o de los proveedores con los que trabajan. Y sirve para decidir si contratan o no a un proveedor. Así, durante 2017, Inditex bloqueó a 33 proveedores por no cumplir su Código de Conducta de Fabricantes y Proveedores que tiene como pilar fundamental los derechos sociolaborales de las personas. Como afirma su presidente, “con el trabajador en el centro de todas nuestras decisiones, trabajamos mano a mano con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y participamos activamente en la Sustainable Apparel Coalition y en la Ethical Trading Initiative”.

Según dice textualmente su memoria, “en Inditex defendemos que el desarrollo sostenible pasa por alinear el crecimiento económico con el trabajo decente. Por ello, la promoción del crecimiento económico sostenible, sostenido e inclusivo, así como el empleo productivo y el trabajo decente para todos es un objetivo fundamental en la estrategia de Inditex”. En este punto, señala que su contribución al ODS 8, Trabajo Decente y crecimiento Económico, se extiende a toda la cadena de valor: “ fomentamos la generación de empleo decente tanto para nuestros empleados como para los trabajadores de nuestra cadena de suministro”.

Con una cadena de suministro formada en 2017 por más de 1.800 proveedores y 7.000 fábricas no exclusivas que emplean a más de dos millones de personas, el control debe ser exhaustivo. Para asegurarse de que sea socialmente responsable y que en ella se respeten los Derechos Humanos y laborales fundamentales, la multinacional ha puesto en marcha un Programa de Cumplimiento del Código de Conducta, una herramienta clave para asegurar que todas las empresas de la cadena de suministro de Inditex cumplen el Código de Conducta de Fabricantes y Proveedores. En este programa se enmarcan las distintas acciones orientadas a la evaluación y optimización de todas las fábricas y proveedores, con el foco siempre puesto en la mejora de las condiciones sociolaborales de los trabajadores.

El Código de Conducta de Fabricantes y Proveedores prohibe el trabajo forzoso, el trabajo infantil (Inditex define menor de edad a aquella persona con edad inferior a 16 años cumplidos), las prácticas discriminatoriasy  el abuso. Obliga a garantizar los derechos de asociación, afiliación y negociación colectiva de los empleados así como proporcionar un lugar de trabajo seguro y saludable. En cuanto al pago del salario, los fabricantes y proveedores deberán garantizar que el salario liquidado a sus trabajadores sea, al menos, igual al mínimo legal o al establecido por convenio, si éste es superior. Además, los fabricantes y proveedores no exigirán a sus empleados trabajar, como regla general, más de 48 horas a la semana y se les reconocerá de media, al menos, un día libre por cada periodo de 7 días naturales. Y deben comprometerse a que todas las fórmulas de empleo que desarrollen estén comprendidas dentro de la legislación local aplicable.

El Programa de Cumplimiento es la base sobre la que se desarrollan todas las iniciativas de protección y promoción de los derechos humanos y laborales de los trabajadores, que van mucho más allá que la mera monitorización y evaluación de las mismas. Incluye tres tipos de auditorias: sociales, especiales y de trazabilidad. Solo el año pasado, se realizaron más de 4.200 auditorias sociales, unas 2.160 especiales y más de 2.600 de trazabilidad. En estas últimas, se detectaron 263 incumplimientos, en su mayoría relacionados con falta de información. En este sentido, la multinacional afirma que “es fundamental que nuestros proveedores interioricen la necesidad de asegurar la trazabilidad de su propia cadena de suministro no como un requisito de Inditex, sino como una herramienta de control y mejora interna”. Entre otras medidas, solicitan a los proveedores un Plan de Control de Producción para resolver puntos débiles de la cadena de suministro y de mutuo interés para el proveedor e Inditex. “Sólo en el caso de incumplimientos reiterados es cuándo se llega a bloquear a un proveedor. Desde que se empezaron a aplicar Planes de Control de la Producción en junio de 2017, se han solicitado un total de 81 Planes y se ha bloqueado a nueve proveedores por este motivo”, dice la memoria.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top